La visita del Papa y la salud pública en Cuba

Por:Omar Pérez Salomón

El pasado 26 de marzo, el Papa Benedicto XVI, al arribar a tierra cubana expresó: “Muchas partes del mundo viven hoy un momento de especial dificultad económica, que no pocos concuerdan en situar en una profunda crisis de tipo espiritual y moral, que ha dejado al hombre vacío de valores y desprotegido frente a la ambición y el egoísmo de ciertos poderes que no tienen en cuenta el bien auténtico de las personas y las familias. No se puede seguir por más tiempo en la misma dirección cultural y moral que ha causado la dolorosa situación que tantos experimentan. En cambio, el progreso verdadero tiene necesidad de una ética que coloque en el centro a la persona humana y tenga en cuenta sus exigencias más auténticas, de modo especial su dimensión espiritual y religiosa”.

Esos “ciertos poderes que no tienen en cuenta el bien auténtico de las personas y las familias”, son los que han pretendido boicotear la visita del sumo pontífice a Cuba y desde hace más de 50 años han hecho hasta lo imposible por destruir a la Revolución Cubana, para que regrese a la época prerrevolucionaria, donde como expresara Fidel Castro, en su histórico alegato La historia me absolverá: “El noventa por ciento de los niños del campo está devorado por parásitos que se les filtran desde la tierra por las uñas de los pies descalzos. La sociedad se conmueve ante la noticia del secuestro o el asesinato de una criatura, pero permanece criminalmente indiferente ante el asesinato en masa que se comete con tantos miles y miles de niños que mueren todos los años por falta de recursos. El acceso a los hospitales del Estado, siempre repletos, solo es posible mediante la recomendación de un magnate político que le exigirá al desdichado su voto y el de toda la familia para que Cuba siga siempre igual o peor”.

La Revolución Cubana, ha colocado en el centro a la persona humana. Tan es así que en 1959, la esperanza de vida al nacer no sobrepasaba los 58 años de edad y actualmente es de 78 años; la mortalidad infantil alcanzaba cifras superiores a 60 por mil nacidos vivos y en el año 2011 fue de 4,9; el país contaba con alrededor de 6 000 médicos, la mayoría concentrados en las ciudades importantes y ahora sobre pasan los 70 mil en todo el territorio nacional; no existía el plan del médico de la familia, actualmente más de 30 mil médicos, con una nueva concepción, se encuentran vinculados a este plan; el presupuesto para la salud pública al triunfo de la Revolución era de 25 690 200 pesos, equivalentes a 3,72 por habitante, y actualmente sobrepasa los 4 mil millones de pesos, equivalente a más de 359 por habitante.

El sistema de vacunación para los niños prácticamente no existía y hoy tienen garantizada la vacunación gratuita contra 13 enfermedades; había una sola escuela de medicina donde se preparaban los futuros médicos y hoy cada provincia cuenta con facultades de medicina y, además, la enseñanza se ha universalizado, llegando la docencia hasta los policlínicos. Nuestro país se ha convertido en una gran universidad médica que abarca a los 169 municipios del país; el internacionalismo en la salud no existía antes del triunfo de la Revolución, y hoy nuestros médicos colaboran en más de 70 países, brindando salud a una población pobre y con bajos recursos, muchos de los cuales anteriormente no habían conocido ni a un médico. “Con la ayuda de Cuba se han preparado decenas de miles de médicos de otros países, se ha devuelto o mejorado la visión a 2,2 millones de personas de bajos ingresos”, como expresara el presidente Raúl Castro al ofrecer la bienvenida en Santiago de Cuba a su Santidad Benedicto XVI.

La obra de la Revolución Cubana, expresada en la salud pública, no es perfecta como no lo es ninguna obra humana; pero constituye pleno motivo de orgullo dentro y fuera de Cuba, reconocido en la capital cubana, el propio día de la llegada del Papa, por directivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como dijera el presidente Raúl Castro, el Papa Benedicto XVI, “encontrará aquí a un pueblo solidario e instruido que se ha propuesto alcanzar toda la justicia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .