Federico en Cuba y Cuba en Federico

Por: Jesús Dueñas Becerra

Crítico y periodista

 Había magia, duende, algo irresistible en todo Federico […] Rafael Alberti La doctora Carmen Almodóvar Muñoz, profesora titular de la Universidad de La Habana, impartió la conferencia magistral “Presencia de Federico García Lorca en Cuba”, en el hemiciclo del capitalino Edificio de Arte Universal. La también escritora, historiadora y promotora cultural hispano-cubana, evocó la estancia en la mayor isla de las Antillas del genial poeta, escritor y dramaturgo español, Federico García Lorca (1898-1936). El carismático artista fue agasajado por la intelectualidad caribeña de la época socio-histórica (1929-1930) en que visitara la Ciudad de las Columnas y otras provincias del país. Y recibió, además, una cálida acogida por parte del pueblo cubano, cuya hospitalidad quedara grabada para siempre en la memoria poética de esa figura paradigmática de la Generación del 27. Para familiarizar al auditorio con la esencia de las huellas indelebles que García Lorca dejó en Cuba, y a su vez, cómo él percibió a Cuba, la doctora Almodóvar Muñoz hizo alusión a las observaciones que el bardo granadino dejara escritas para la posteridad. Escritos que describen nuestra personalidad básica, paisajes rurales y urbanos, el mar, la cultura. Y también anécdotas que registran encuentros casuales con mujeres, hombres y niños, con quienes conversara a su paso por las diferentes ciudades que visitó. Por otra parte, indagó en la repercusión que tuvo en la prensa nacional la presencia del distinguido huésped en la patria de Félix Varela y José Martí. Diarios y revistas de toda la nación destacaron —a través de los más disímiles géneros periodísticos— los indisolubles vínculos de carácter intelectual y afectivo-espiritual que estableciera con personalidades relevantes de la cultura cubana. Al respecto, se refirió a la favorable impresión que produjo en el ilustre visitante la intelectualidad insular de las primeras décadas del pasado siglo. Un archipiélago que —según su apreciación— nunca se había mantenido al margen del desarrollo de la cultura europea. Lo llenó de admiración cómo —a pesar de la desfavorable coyuntura sociopolítica— existía una vanguardia intelectual que no tenía nada que envidiarle a lo más avanzado de las culturas foráneas. García Lorca, quien encontrara un notable parecido entre el pueblo andaluz y el cubano, percibió —con meridiana claridad— que la Perla del Caribe no estaba fuera de lo que acontecía en el orbe y, al parecer, daba los mismos pasos que se daban en el Viejo Continente. Entre otras cosas, trajo a colación los últimos días de su preciosa vida, tronchada en plena juventud por las balas franquistas, citó el poema “El crimen fue en Granada” del poeta y escritor español Antonio Machado. Y declamó el poema “Iré a Santiago de Cuba”, que Federico le dedicara a la heroica urbe oriental. García Lorca encontró, entre las personas procedentes de los más diversos estratos socio-económicos, la comunicación afectiva, que le hacía sentir afinidad con el pueblo, tan cercano a sus sentimientos, y al que amó y sintió como propio. En su periplo a todo lo largo y ancho de la Llave del Golfo recibió el fraterno abrazo de amigos, hermanos, así como los homenajes inolvidables de los que fuera objeto, y que recogió en cartas dirigidas a familiares y amigos. Su obra y fidelidad son bien conocidas en nuestro medio, y devienen material de estudio para las nuevas generaciones. Esa fue la Cuba que Federico García Lorca se llevó en la mente y en el alma y que le hizo exclamar que, al visitarla, sintió que la semejanza entre andaluces y cubanos era tal que le parecía estar en Granada, mientras que el público experimentó —a través de un fenómeno psíquico conocido como percepción extrasensorial— que algo venido de esa región ibérica había quedado flotando en el ambiente. Por último, la escritora e investigadora Adys Cupull reseñó el curriculum vitae de la doctora Carmen Almodóvar Muñoz, quien es autora de varios títulos relacionados con la historiografía cubana. Ha impartido conferencias en la Península Ibérica, África y Norteamérica. Ha recibido —entre otras condecoraciones— la Medalla Frank País, la Distinción por la Educación Cubana, La Gitana Tropical, Nicolás Guillén, la Giraldilla de La Habana, Gaspar Melchor de Jovellanos, Pedagoga Siglo XX y Fernando Portuondo.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el junio 6, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: