Cuando Tania era aún Ita. (#Cuba)

Hasta que Cuba no reveló su verdadero nombre, la CIA y los gorilas bolivianos desconocían la verdadera identidad de la guerrillera inolvidable que combatió junto al Che

Por PEDRO ANTONIO GARCÍA

El 31 de agosto de 1967, en el vado de Puerto Mauricio, como integrante de la guerrilla del Che, cayó en combate Tania la guerrillera. No fue hasta el 7 de septiembre, que la radio boliviana anunció el hallazgo de su cadáver en las márgenes del Río Grande.

Dos días después, la agencia estadounidense de noticias AP confirmó la noticia: “La argentina Laura Gutiérrez Bauer, Tania, fue muerta ocho días antes en la emboscada de Vado del Yeso [sic]con otros siete [guerrilleros]”.

“El pasaporte, el carné de identidad y otros efectos pertenecientes a la difunta son examinados por las autoridades”, concluía la agencia.

Entre 
tres hombres en un lugar agreste, parado frente a ella un miliciano
En mayo de 1961, su sueño de viajar a Cuba se hizo realidad

Hasta que Cuba no reveló que su nombre era Haydée Tamara Bunke Bider, la CIA y los gorilas bolivianos desconocían la verdadera identidad de la guerrillera inolvidable que combatió junto al Che.

“Laura Gutiérrez Bauer” fue el enmascaramiento, la leyenda que se le creó a la muchacha para establecerse en la nación andina e infiltrarse en las altas esferas del desgobierno de ese país. Gracias a ello, pudo recabar toda la información que le podría ser necesaria al movimiento revolucionario boliviano.

Ita

Sentada, frente Vilma, quien parecer explicarle algo
Con Vilma Espín en Santiago de Cuba

Haydée Tamara Bunke Bider nació en Argentina el 19 de noviembre de 1937. Sus padres, Erich y Nadia, comunistas alemanes perseguidos por el régimen hitleriano, encontraron refugio en la nación sudamericana.

“De pequeña le decíamos Tamarita”, explicó la madre en más de una ocasión, “como ella de bebita no sabía pronunciar la palabra Tamarita, decía solamente la última sílaba, Ita, y así se le quedó para toda su vida”.

“Cuando nació fue una sorpresa muy grande porque tenía el cabello largo y negro y su tez era bastante oscura”, solía recordar Nadia. “Después de tres o cuatro meses cambió completamente de color se le puso la piel muy blanca y el pelo muy rubio. Desde el primer día tuvo los ojos azules”.

Tocando el acordeón ante un micrófono, detrás dos jóvenes 
uniformados y armados y un gran texto: A construir y defender la patria 
socialista
En una actividad del Instituto Cubano de Amistad con los
Pueblos

“Le gustaba mucho la música. Tenía muy buen oído musical y desde niña, con siete u ocho años, empezó a tocar piano. Y luego cuando su hermano Olaf recibió de regalo un acordeón y comenzó sus lecciones, al regreso de las clases enseñaba a Tamara, esto era en Buenos Aires”.

Ita cursó en Argentina la primaria y dos años de la Escuela Normal. En 1952 sus padres se trasladaron con ella para la República Democrática Alemana (RDA) y la futura Tania ingresó en el bachillerato. Cuentan que tenía de adolescente unas trenzas rubias muy bonitas y cuando se las quito cortar, los varones del aula fomentaron un “Comité de defensa de las trenzas de Tamara”.

Mira a la cámara, con el pelo largo y suelto, su brazo derecho al 
parecer sobre el muro del malecón habanero
La alumna de Periodismo, Haydée Tamara
Bunke Bider

Durante su estancia en la RDA no menguó su interés por América Latina. Sus compañeros de aula recuerdan que siempre se mantenía informada de lo que sucedía en el Cono Sur, de la cultura y, sobre todo, de la música de los pueblos de nuestra América.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana, surgió el deseo de viajar a la isla antillana para luchar junto a nuestro pueblo. En mayo de 1961, pocas semanas después de la Batalla de Playa Girón, su sueño se hizo realidad.

Al poco tiempo de estar en Cuba, se incorporó a las Milicias Nacionales Revolucionarias y dio su aporte a la Campaña de Alfabetización que entonces se emprendía en el país.

No le gustaba que la consideraran extranjera. Exigió en el Ministerio de Educación, donde trabajaba, participar en reuniones sindicales y asumir tareas como un cubano más. Algo insólito porque casi todos los técnicos foráneos se mantenían relativamente apartados de las organizaciones de masas.

De frente, con uniforme y sin boina
Tamara se convierte en Tania

“El comunista, el revolucionario lo es en el país en que estuviere, aunque no fuera aquel en que ha nacido”, sus compañeros de trabajo en Cuba le oyeron decir más de una vez. “Es un deber ayudar e integrarse a las tareas de la revolución en cualquier sitio”.

“Aspiraba a desarrollar un trabajo de más envergadura que el que desarrollaba”, solía recordar su madre, “pero realmente yo no vislumbraba todavía a Tania la guerrillera”.

En los últimos días de marzo de 1963, Ita recibió la propuesta de ir a luchar a otras partes del mundo. Tras un riguroso entrenamiento, que incluyó sesiones en varios países, se fue transformando en la Tania que luego integraría la guerrilla del Che.

El 18 de noviembre de 1964, bajo el enmascaramiento de Laura Gutiérrez Bauer, llegó a La Paz, Bolivia. Iniciaba así su tránsito hacia la inmortalidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .