EL DUENDE DE MIAMI. DEL MAS ALLA

Isaac en Miami: Un ciclón de  TV.
Es verdad  que a  su  paso  por  el  Caribe  el  ciclón Isaac  causó  poco más  de media docena  de  muertes  y  algunos  estragos  de  consideración  tanto en Haití como en República  Dominicana,  aunque en  Cuba, siempre  atentas  las autoridades a  lo  que  les  venía encima- si empre vale más  precaver  que tener que lamentar-  las  cosas  fueron   menos  malas por  no decir  mejores, ya que  las  intensas  lluvias  de  “Isaac”,  llenaron  los  embalses de  la  isla  con  abundante  agua, algo  que  vino muy bien en estos   tiempos  calurosos  de  aguda sequia.
Todavía  no  sabemos  cuántos  daños   materiales  y  en vidas  humanas  podrá  causar  “Isaac”  cuando  llegue  a  territorio  norteamericano  ,  si  es que lo hace  por tierras  del  Golfo de  Méjico, entrando  por  alguna ciudad  de  Texas, de  Luisiana,  como la  de la sufrida Nueva Orleans,  o en  alguna  parte  del  noroeste  del  Estado  de  La Florida, que  por ahí   también se  anuncia  peligro   de  huracán  para  mañana martes.
Por  lo pronto  ya  le  hizo un  daño real  a  los  Republicanos  que  tuvieron que acortar  en un  día  su  Convención  de  Tampa,  en precaución a  lo  que  pudiera pasar .
Al momento de escribir  estas  líneas  muy  temprano en  la  mañana  de hoy lunes,  no  sabemos  los  daños  que causará  al  final  este  cicloncito  de  igual  nombre que el de  un  tío  mío,   judío él ,  que llegó  a  Cuba de Polonia en  los  años  20  del  siglo pasado, sin  un  centavo  en sus  bolsillos, comenzando  vendiendo  corbatas  baratas,  como  otros “Polacos”  igual  que  él, que trabajando  sin tregua ni descanso  de sol   a  sol,  llego a  lograr fortuna sin tener que formar parte de  la corrupta  política  de la Cuba  de ayer, un mal   que  abonó  el  camino  para  la Revolución  que vino  después. Pero  esa  es  otra  historia, la  de  los  judíos  que emigraron a  Cuba, una historia  que  como  la  de  los  gallegos y los  chinos ,  algún día también  habrá que  contar.
Pero  volvamos  al  ciclón  “Isaac”- que nada  tiene  que  ver  con  m tío hermano de  mi  papá –  y  regreso  al  tema  central  de  mi crónica  del día  de hoy, que como  los  cuatro  setenta y  cinco  del Brujo  de  Guanabacoa,  que  ya se me había  olvidado.
Pues  bien, digamos  que en  Miami  se montó un gran alboroto    con  la amenaza  de  “Isaac”, que   fue de padre  y  muy señor  mío. Desde  que  se  anunció por  el  “Centro  Nacional  de  Huracanes”  de  La  Florida  que   se  había  formado  una tormenta   tropical a  mil  millas  de  aquí,  y que  había  sido  bautizado con  el  nombre  hebreo  de  “Isaac”,  las  emisoras  de  la  televisión  local- las  Cloacas  y  las  que  no   lo son-  todas, como  si fuera  una  orden  del  más  allá,   se  montaron en  la  misma onda, la  de del cuento  de  “ahí viene  el  lobo”, creando  un  ambiente  de  inminente  tragedia  que  había  que  resolver, según  decían,   incitando  a  los  televidentes  a  que  salieran    de  inmediato  a  las  tiendas  a  comprar  de  cuanto  hay.
Es  la  historia   de  siempre, la que  se  repite  como  una  película  de Jesucristo  en Semana  Santa que  todo  el  mundo  sabe  de  su  argumento ,  pero  que  aunque  ya vista  por todos, se  repite año tras  año en   la  misma  fecha cristina,  como  si fuera  una  obligación  para cumplir con la  tradición.
Con esto  de  los  ciclones  en  Miami  pasa  lo  mismo.  Basta  media vez  que  se  diga :  “Se  ha  formado  una  perturbación  atmosférica  en  las  costas de  África  que  apunta  al  mar  Caribe”,  y  ya  se monta  todo  un  andamiaje  publicitario  en  los  Canales  de  la  televisión   de  Miami  para  beneficio  de  la  cadena  de  ferreterías  “Home-Depot”    y  de  los supermercados  “Pûblix”, “Sedano” y  “Winn Dixie”  que  por  supuesto  son  asiduos anunciantes  de  los  Canales  de  la  televisión  local.  Pero  ¿qué casualidad?  que  en  la temporada   de huracanes  triplican  su  publicidad  a  cambio  del  ambiente ciclonero  que  tan  bien  les  viene  en  favor  de  sus  ventas  con  motivo  de  las  amenazas  de  un ciclón.
Ni siquiera  cerraron el  aeropuerto,  que  es lo primero que  se  hace  ante  la  amenaza  de  un  huracán.  No  importa   que  “Isaac”  haya   dejado  a  Miami  fuera  de  su  objetivo  y  que solo  un chaparrón  de agua   de  lluvia fresca, con  un  poco de viento  platanero    hayan sido  sus huellas  al  pasar .  Porque aun  así de  inofensivo  “Isaac”,  nos  seguirán diciendo por  la  televisión de  Miami , como  en  el  cuento  de  “Ahí  vine  el lobo”,  arranca  para  el  Súper-mercado,  que  ahí  viene  el  ciclón “Isaac”,  tumbando caña  como  el  alacrán  de  la  comparsa  habanera.
“Isaac”   para  Miami no  ha sido otra cosa  que un inofensivo  cicloncito  de  televisión.  Alguna  agua, poco viento  y  muchas  ventas. Eso  fue   todo .Y menos mal,  que  hasta mañana martes con  mi gallo  me voy cantando a  mi tuba fría.  Bambarambay.

 

Es verdad  que a  su  paso  por  el  Caribe  el  ciclón Isaac  causó  poco más  de media docena  de  muertes  y  algunos  estragos  de  consideración  tanto en Haití como en República  Dominicana,  aunque en  Cuba, siempre  atentas  las autoridades a  lo  que  les  venía encima- si empre vale más  precaver  que tener que lamentar-  las  cosas  fueron   menos  malas por  no decir  mejores, ya que  las  intensas  lluvias  de  “Isaac”,  llenaron  los  embalses de  la  isla  con  abundante  agua, algo  que  vino muy bien en estos   tiempos  calurosos  de  aguda sequia.

 

Todavía  no  sabemos  cuántos  daños   materiales  y  en vidas  humanas  podrá  causar  “Isaac”  cuando  llegue  a  territorio  norteamericano  ,  si  es que lo hace  por tierras  del  Golfo de  Méjico, entrando  por  alguna ciudad  de  Texas, de  Luisiana,  como la  de la sufrida Nueva Orleans,  o en  alguna  parte  del  noroeste  del  Estado  de  La Florida, que  por ahí   también se  anuncia  peligro   de  huracán  para  mañana martes.

 

Por  lo pronto  ya  le  hizo un  daño real  a  los  Republicanos  que  tuvieron que acortar  en un  día  su  Convención  de  Tampa,  en precaución a  lo  que  pudiera pasar.

 

Al momento de escribir  estas  líneas  muy  temprano en  la  mañana  de hoy lunes,  no  sabemos  los  daños  que causará  al  final  este  cicloncito  de  igual  nombre que el de  un  tío  mío,   judío él ,  que llegó  a  Cuba de Polonia en  los  años  20  del  siglo pasado, sin  un  centavo  en sus  bolsillos, comenzando  vendiendo  corbatas  baratas,  como  otros “Polacos”  igual  que  él, que trabajando  sin tregua ni descanso  de sol   a  sol,  llego a  lograr fortuna sin tener que formar parte de  la corrupta  política  de la Cuba  de ayer, un mal   que  abonó  el  camino  para  la Revolución  que vino  después. Pero  esa  es  otra  historia, la  de  los  judíos  que emigraron a  Cuba, una historia  que  como  la  de  los  gallegos y los  chinos ,  algún día también  habrá que  contar.

 

Pero  volvamos  al  ciclón  “Isaac”- que nada  tiene  que  ver  con  m tío hermano de  mi  papá –  y  regreso  al  tema  central  de  mi crónica  del día  de hoy, que como  los  cuatro  setenta y  cinco  del Brujo  de  Guanabacoa,  que  ya se me había  olvidado.

 

Pues  bien, digamos  que en  Miami  se montó un gran alboroto    con  la amenaza  de  “Isaac”, que   fue de padre  y  muy señor  mío. Desde  que  se  anunció por  el  “Centro  Nacional  de  Huracanes”  de  La  Florida  que   se  había  formado  una tormenta   tropical a  mil  millas  de  aquí,  y que  había  sido  bautizado con  el  nombre  hebreo  de  “Isaac”,  las  emisoras  de  la  televisión  local- las  Cloacas  y  las  que  no   lo son-  todas, como  si fuera  una  orden  del  más  allá,   se  montaron en  la  misma onda, la  de del cuento  de  “ahí viene  el  lobo”, creando  un  ambiente  de  inminente  tragedia  que  había  que  resolver, según  decían,   incitando  a  los  televidentes  a  que  salieran    de  inmediato  a  las  tiendas  a  comprar  de  cuanto  hay.

 

Es  la  historia   de  siempre, la que  se  repite  como  una  película  de Jesucristo  en Semana  Santa que  todo  el  mundo  sabe  de  su  argumento ,  pero  que  aunque  ya vista  por todos, se  repite año tras  año en   la  misma  fecha cristina,  como  si fuera  una  obligación  para cumplir con la  tradición.

 

Con esto  de  los  ciclones  en  Miami  pasa  lo  mismo.  Basta  media vez  que  se  diga :  “Se  ha  formado  una  perturbación  atmosférica  en  las  costas de  África  que  apunta  al  mar  Caribe”,  y  ya  se monta  todo  un  andamiaje  publicitario  en  los  Canales  de  la  televisión   de  Miami  para  beneficio  de  la  cadena  de  ferreterías  “Home-Depot”    y  de  los supermercados  “Pûblix”, “Sedano” y  “Winn Dixie”  que  por  supuesto  son  asiduos anunciantes  de  los  Canales  de  la  televisión  local.  Pero  ¿qué casualidad?  que  en  la temporada   de huracanes  triplican  su  publicidad  a  cambio  del  ambiente ciclonero  que  tan  bien  les  viene  en  favor  de  sus  ventas  con  motivo  de  las  amenazas  de  un ciclón.

 

Ni siquiera  cerraron el  aeropuerto,  que  es lo primero que  se  hace  ante  la  amenaza  de  un  huracán.  No  importa   que  “Isaac”  haya   dejado  a  Miami  fuera  de  su  objetivo  y  que solo  un chaparrón  de agua   de  lluvia fresca, con  un  poco de viento  platanero    hayan sido  sus huellas  al  pasar .  Porque aun  así de  inofensivo  “Isaac”,  nos  seguirán diciendo por  la  televisión de  Miami , como  en  el  cuento  de  “Ahí  vine  el lobo”,  arranca  para  el  Súper-mercado,  que  ahí  viene  el  ciclón “Isaac”,  tumbando caña  como  el  alacrán  de  la  comparsa  habanera.

 

“Isaac”   para  Miami no  ha sido otra cosa  que un inofensivo  cicloncito  de  televisión.  Alguna  agua, poco viento  y  muchas  ventas. Eso  fue   todo .Y menos mal,  que  hasta mañana martes con  mi gallo  me voy cantando a  mi tuba fría.  Bambarambay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .