#EEUU: A enemigos de #Cuba y #Venezuela, no les preocupa masacres de niños

Entre los partidarios más fanáticos de la libre venta de armas en Estados Unidos aparecen los más recalcitrantes enemigos de Cuba y de Venezuela en el Congreso norteamericano…

Entre los partidarios más fanáticos de la libre venta de armas, en Estados Unidos, al lado de la National Rifle Association (NRA), aparecen los más recalcitrantes enemigos de Cuba y de Venezuela en el Congreso, que también atacan y difaman constantemente la América Latina progresista bajo el pretexto de la “defensa de los derechos humanos”.
De hecho, personajes tales como Marco Rubio,  Ileana Ros-Lehtinen, Dana Rohrabacher, Debbie Wesserman y sus semejantes, se caracterizan por su apoyo ciego a legislaciones que han favorecido en vez de restringir, en el curso de los años, la circulación y la venta de armas de fuego de todos tipos y calibres.
Marco Rubio, el niño lindo que los republicanos destinan a la presidencia, se apuró últimamente en pretender que entiende todo lo trágico de la masacre de Newton, Connecticut, donde murieron 20 niños, ante la reacción de una gran parte de la población. Pero pronto reafirmó que se mantiene firmemente a favor de la posesión de armas y de su libre uso, incluso para matar.
Rubio que ha sido visto a menudo en ventas públicas de armas (“gun shows”) donde incluso se hizo fotografiar, es categorizado oficialmente “A” por la NRA que aprecia su apoyo público a la ley “Stand Your Ground” de Florida que permite a los ciudadanos matar a cualquiera, no solo que penetra sin permiso en un domicilio, sino que parece amenazarlos.
Rubio en el 2008 fue hasta apoyar una ley que permite a los empleados a presentarse armados en el trabajo.
El Tampa Bay Times señala que los “homicidios justificados” se han triplicados en los últimos años en la Florida.
La NRA es un herramienta de marketing de la gigantesca industria de los fabricantes de armas, grandes contribuidores a los fondos electorales.
“Más leyes no van a poner fin a estos asesinatos”
Por su parte, inmediatamente después de la matanza de Newtown, Ileana Ros-Lehtinen reiteró descaradamente su “convicción” de que no hace falta restringir el uso de las armas de fuego en Estados Unidos, como se hace en  la gran mayoría de los países.
“Más leyes no van a poner fin a estos asesinatos”, dijo a Radio Actualidad la representante del Distrito 18 de Florida, conocida por sus vínculos con el terrorista cubanoamericano Luis Posada Carriles y la fauna cubanoamericana de Miami.
Para Ros-Lehtinen, las leyes no detendrán los asesinatos en masa. “Este es un problema de salud mental, no de armas”, agregó. “Los problemas de la sociedad no se puede solucionar con una ley” (sic).
Los archivos revelan la verdadera posición de la congresista desde que fue elegida por primera vez, en el medio d una campaña a favor de la liberación del terrorista Orlando Busch.

Ya el 18 de junio de 1993, hace ahora casi veinte años, Ileana Ros-Lehtinen, votaba a favor de un proyecto de ley  para reducir de tres a un solo  día el plazo de entrega de un arma de fuego después de su compra.

El 9 de abril del 2003, la legisladora de Miami votaba a favor de una resolución prohibiendo perseguir ante los tribunales los fabricantes y vendedores de armas usadas en la realización de un acto criminal.

También aprobó disciplinadamente un proyecto de ley inspirado por la NRA, el 20 de octubre de 2005, que descarta las demandas judiciales en contra de individuos que entreguen a otra persona, deliberadamente,  un arma para su uso en un acto criminal con violencia o en una operación de narcotráfico (Bill S397).

El 5 de enero de 2009, la politiquera de Miami que presentó, con su exsocio Connie Mack, propuestas para inscribir a Venezuela en la infame lista de países patrocinadores del terrorismo, luchó – por cuenta de la NRA – una ley que autoriza a los detentores de permisos de armas transportar sus pistolas, fusiles, ametralladoras libremente de un estado al otro.
De la misma forma, en 2011, el 12 de octubre, voto a favor de liberalizar la venta y la compra de armas de fuego de un estado por el otro.
Llama la atención que los congresistas más identificados a la mafia derechista que lidera Ros-Lehtinen en Washington – desde el californiano Dana Rohrabacher hasta la también floridana Debbie Wasserman – se han sumado de manera unánime  a sus votos asesinos orientados por la National Rifle Association.
En un país donde se calcula que circulan 89 armas por cada 100 personas, y se teme que pronto se hablará de 100 armas por cada 100 personas. El segundo país donde más circulan armas es Yemen, con 56 por cada 100 personas.
Y son estos mismos personajes que, regularmente, predican su versión torcida de la “democracia”, los “derechos humanos” a Cuba, Venezuela y el conjunto de América Latina a la vez que apoyan todas las estrategias de penetración, de desestabilización y de militarización de un continente que desean dominar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .