Nuevo presidente del cine cubano confirma espíritu de cambios

Roberto Smith asumió como nuevo presidente del Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficas (Icaic), emblemática institución cultural inmersa en una reestructuración. El hasta ahora vicepresidente para la Información del Icaic, un psicólogo de formación vinculado al organismo desde 1979, sucede en el cargo a Omar González.

Fuentes de la institución confirmaron el cambio a Prensa Latina, antes de que la publicación digital La Jiribilla, del Ministerio de Cultura, presentara al nuevo presidente del cine cubano.

Smith se considera “un hombre de cine”, y su experiencia en la distribución y el intercambio con los medios podría serle útil en tiempos de cambio en la llamada casa del cine cubano.

Al respecto, aseguró que el proceso de transformación del Icaic trasciende la institución y busca propuestas de desarrollo para todo el cine cubano, en un ejercicio de reflexión colectiva.

“Nuestra misión es continuar trabajando en esa dirección, favoreciendo el diálogo, estimulando la participación de todas y todos”, aseguró Smith a La Jiribilla.

Dicho grupo trabaja desde marzo pasado, suma a los creadores de corte independiente y estimula el talento, defendiendo el compromiso social y cultural promovido por el Icaic desde su fundación en 1959.

“En este momento, atrapado en una crisis de desarrollo, (el cine cubano) debe liberar sus potencialidades productivas y artísticas”, enfatizó Smith, interesado además en promover el buen gusto fílmico.

Contra ese objetivo educativo atenta el mal estado de la mayoría de los 257 cines que actualmente funcionan en Cuba, en desventaja con las salas particulares de proyección que proliferan actualmente, incluso muchas con tecnología 3D.

“Serán necesarias otras fuentes de financiamiento y entre estas, las coproducciones que no atenten contra la soberanía y la calidad de la obra cinematográfica”, agregó.

Otra preocupación de los realizadores es garantizar el cuidado y socialización del patrimonio fílmico cubano, resumiendo que “el Icaic del futuro será el mismo y, a la vez, diferente”.

En esa cuerda destaca el reclamo de una suerte de Ley de Cine, con normativas jurídicas que ordenen y aseguren la producción cinematográfica nacional según sus características y necesidades.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el agosto 30, 2013 en Cuba, Cultura. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: