Con la proyección de “Séptimo” se inaugura la Semana de Cine Argentino en La Habana

Por

Ricardo Darín sufriendo intensamente en su último filme deja inaugurada la semana de cine argentino, que hasta el 28 de este mes se podrá ver en el cine 23 y 12. Sufre su personaje, Se­bastián, porque en un juego frecuente ha permitido a sus dos hijos pequeños bajar por las escaleras mientras él utiliza el ascensor, pero al llegar abajo, ¡ni sombra de los muchachos!

Séptimo (2013), es el título de este thriller dirigido por el vasco Patxi Am­es­cua, interesado él en colocar al espectador en el mismo papel de in­cer­ti­dumbre de un padre que, minuto tras minuto, afianza la convicción de que se encuentra ante un secuestro.

¿Pero efectuado por dónde el rapto, si el encargado del inmueble —con cierta apariencia de malhechor—  jura no haber visto salir a nadie por la puerta principal?

Es así que el edificio donde habita la familia en conflicto —el abogado está en un proceso de separación conyugal—  se convierte en un panal de sospechas y no pocas puertas tendrán que abrirse ante el empuje de los indagantes padre y madre (la española Belén Rueda).

Cada nuevo suspenso es un reto a la imaginación por cuanto es muy difícil transitar el género sin rozar elementos antes tratados y Séptimo no es la ex­cep­ción. Tiene el mérito, eso sí, de ma­nejar excelentes momentos de incertidumbre y de tensar el conflicto entre el séptimo piso y el vestíbulo del edificio, aunque ello se convertirá en un arma de doble filo para cuando, tras concluido el filme, el espectador emprenda el análisis de la verosimilitud y los cabos bien amarrados, indispensables para cualquier cinta de este género.

Ricardo Darín, tan intenso y verídico como él sabe serlo, ayuda grandemente a que el desasosiego de la historia cale hondo en toda esa primera parte “sin aliento” que ata al espectador y lo hace frotarse las manos a la espera de un desenlace que algunos —en contra de las reglas— conjeturarán antes de tiempo. Un final bastante por debajo de lo que se merecía este filme entretenido y con buenas actuaciones, excepto la de los niños, a los que dejaron hacer sin el rigor dramático que exige la historia.

Séptimo es de esas películas que se disfrutan, al tiempo que dispara los de­tectores que hacen pensar cuán buena hubiera sido con dos o tres “to­ques” diferentes.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .