Una puerta a la esperanza

De primera mano recibieron los participantes al  VIII Congreso cubano de Cardiología los detalles sobre la implantación del primer corazón bioartificial total en el mundo —conocido como Carmat—, al contar el cónclave con la asistencia de prestigiosos profesionales como el cirujano cardiovascular Christian Latrémouille, doctor y profesor del hospital de referencia Georges Pompidou, en París, quien dirigiera el equipo que llevaría a cabo este novedoso proceder.

Con la ayuda del profesor Juan Carlos Chachques, cirujano y jefe del laboratorio de bioprótesis del mencionado hospital, quien trabaja la línea de la regeneración celular para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, pudimos conversar con el doctor Latrémouille sobre esta intervención y sus resultados, a partir de la cual se conforma un importante proyecto.

“El corazón con el nombre de Carmac, está compuesto en realidad de dos ventrículos artificiales que van a reemplazar la función del co­razón, ya que las aurículas del paciente no se afectan en el proceso. Este corazón bioartificial permite solucionar un problema, como es la falta de donantes de órganos para hacer trasplantes cardiacos a todo los necesitados, donde además existe un número de pacientes que tienen contraindicación a este proceder, pero que obviamente necesitan un corazón”, comentó a Granma el profesor Latrémouille.

“Decimos que es bioartificial, porque está recubierto al interior por pericardio bovino tratado químicamente para evitar la formación de coágulos; y a su vez tiene válvulas al interior también biológicas. Tiene dos motores eléctricos, bombas, las cuales van a empujar dos membranas y simular la sístole y la diástole de los ventrículos”.

El prestigioso doctor francés explicó además que este proyecto no solo tiene un corazón artificial sino un sistema de regulación, basado en la alta tecnología de la computación y la informática. “Cuenta con sensores al interior que le permiten, una vez implantado, co­nocer cuántos litros por minuto tiene que bombear, cuál es la frecuencia cardiaca en el momento. Es un sistema inteligente que capta cuáles son las necesidades del paciente”, dijo.

Sobre los costos económicos de este equipo, el profesor Latrémouille indicó que se calcula pueda llegar a costar lo mismo que un trasplante cardiaco, más el primer año de se­guimiento con la inmunosupresión, los estudios de evaluación y las biopsias. “Una vez que está implantado es un material bioprótesis que no necesita biopsia; por tanto no se toca, no se realizan más exámenes para ver si hay rechazo o no, porque está hecho con materiales inertes y livianos provenientes de la industria aeronáutica, al exterior. Al interior está compuesto por el pericardio bovino tratado químicamente con el mismo material que se usa para tratar las válvulas biológicas o el cuero, que provoca la desaparición de las células que puedan quedar; así que no hay rechazo”.

Según informó el especialista, este programa comenzó con un paciente de 76 años de edad que estaba muy grave y el objetivo era evaluar a corto tiempo (30 días) su evolución. “Queremos continuar realizando una evaluación en cuatro casos en Francia, observar los resultados para 30 días en principio y en el mayor tiempo posible. Una vez que se termine esta evaluación, seguir alrededor de 20 pacientes en Europa, para saber cuál es su comportamiento. Se trata de analizar minuto a minuto los resultados de la sobrevida del paciente, posibles complicaciones, sistema informático del corazón y adaptación, para determinar si hay que modificar el programa al interior de este sistema, por ejemplo”.

Contar con un proyecto como el del primer corazón bioartificial implantado en el mundo, ante el creciente aumento de las afecciones cardiovasculares, es para el doctor Latrémouille un paso significativo. No obstante, dijo “el gran problema de la insuficiencia cardiaca grave, en la cual los pacientes tienen máximo 1 o 2 meses de sobrevida pronosticada, es que solo un 10 % de ellos pueden recibir un trasplante cardiaco, entre otras razones por la falta de donantes. Realmente hace falta un aparato como este, pero no para cubrir el 90 % restante, pero sí  un 20 o 30 % más, dado que su producción tiene un alto costo y una gran complejidad. Esa es la ambición en estos momentos, e ir luego cubriendo lentamente el resto de la demanda con otras valiosas soluciones y alternativas en el tratamiento de las insuficiencias cardiacas, como la ingeniería de tejidos y las células madres”, subrayó.

En este sentido, y sobre el estado actual de la medicina regenerativa, el doctor Juan Carlos Chachques, cirujano y jefe del laboratorio de bioprótesis del hospital Georges Pompidou, de París, y uno de los líderes mundiales en esta rama, refirió que “los adelantos han sido im­portantes tanto en el dominio de los órganos artificiales como los bioartificiales. Precisa­men­te, —dado el costo y la complejidad que tienen y en aras de reducir el número de personas que necesitarían de este tratamiento, o retardarlo el mayor tiempo posible— trabajamos en técnicas de regeneración del corazón para lograr mejorar su funcionamiento, en medio de esa espera siempre angustiosa de cambiar un corazón”.

“Los últimos avances son de las nanotecnologías, hoy estamos estudiando la milésima parte del micrón y ese pequeño material que se puede analizar y programar es lo que copia realmente los tejidos. El cuerpo humano está constituido de nano biomateriales, justamente las tecnologías modernas permiten crear materiales que se parecen al miocardio artificial, a la retina, a los huesos y a otras estructuras. Para darles vida, les colocamos células madres, obtenidas del mismo individuo. Todo esto basados en el bio-mimetismo, e inspirados en esa gran obra del cuerpo humano que llevó en formarse 40 millones de años de evolución de la especie. El futuro está en nuestras manos y Cuba está al ritmo del mundo”, concluyó el profesor Chachques.

Varios especialistas cubanos han tenido la oportunidad de entrenarse con equipos de profesionales de alto prestigio en Francia y trasladar a los centros cubanos estas experiencias aprendidas de una de las más serias y competentes escuelas de cirugía cardiovascular.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .