Celebran en La Habana Oración por la paz

Monseñor Giorgio Lingua, Nuncio Apostólico en Cuba, lee el mensaje del Papa. Foto: Yaimí Ravelo

Líderes y representantes de las religiones mundiales presentes en Cuba asistieron a una Oración por la paz, como parte de la jornada internacional que se realizó en Tirana, Albania, bajo el título “La Paz es siempre posible”.

La Comunidad de Sant’Egidio, fundada en Roma en 1968, organiza anualmente la Oración por la Paz, inspirada en el encuentro realizado con ese fin por el Papa Juan Pablo II, en 1986.

La Comunidad de Sant’Egidio en Cuba, creada en 1992, también convocó a su evento en La Habana. Primero se celebró el Simposio, que incluyó conferencias y paneles, con la participación de representantes de las distintas religiones; y luego, las diferentes expresiones religiosas realizaron sus respectivas invocaciones por la paz.

La ceremonia final tuvo como sede la Plaza San Francisco de Asís, en La Habana Vieja, donde se reunieron líderes de las distintas religiones, personalidades de la política, la cultura, el mundo académico y el pueblo.

Un reclamo de paz y justicia fue hecho por el Doctor Rolando Garrido García, responsable de la Comunidad de Sant’Egidio en Cuba, quien subrayó que “en La Habana se propone un ideal, no pongamos límites a la paz, es un sueño o una utopía; en realidad, es algo realista, humano, la paz es siempre posible”.

Por su parte, el Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, agradeció la participación de los presentes en la oración por la paz, y destacó el alto significado de la celebración.

El Nuncio Apostólico en Cuba, Monseñor Giorgio Lingua dio a conocer el mensaje enviado por el Papa Francisco al Encuentro internacional por la paz, organizado por la Comunidad de Sant’Egidio.

Resaltó Su Santidad en la misiva que “la convivencia pacífica entre las diferentes comunidades religiosas es un bien inestimable para la paz y el desarrollo armonioso de un pueblo, es un valor que hay que custodiar y hacer crecer cada día, a través de la educación en el respeto de las diferencias.”

La jornada de Oración por la Paz devino símbolo de la unidad de las religiones en Cuba, que en medio de su diversidad abogan por la paz y la justicia social.

Ese fue el espíritu de la Declaración aprobada durante la jornada, un documento esencial que refleja el compromiso de las mujeres y hombres de buena voluntad para construir un mundo de paz, a través del respeto, el diálogo y el entendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .