Archivos diarios: junio 8, 2016

La Habana no es una ciudad

nuevo

Por Mayra García Cardentey/Cubahora

Lo ha leído bien. No es una locura. Así está escrito: La Habana no es una ciudad. No lo es, al menos en el sentido estricto de la palabra, en esa definición arquitectónica-geográfica que limita los espacios, establece lo cosmopolita y oprime con extramuros. Sería un concepto reducido, injusto.

Lee el resto de esta entrada

A mi maravillosa Habana

Habana

Por Camila Moreno

Siempre habrá quien no vea en sus paredes gastadas la luz del alba, y se consuma en el devaneo de no entender la sonrisa de su gente y el asombro de sus visitantes. También habrá quien se resista a las pasiones de La Habana y no faltará quien la agreda por el dolor de saberla legendaria. Pero sobramos aquellos que le profesamos amor incondicional, los que entendemos porqué nuestra Habana es una Ciudad Maravilla.

El coro neoliberal: negocio de ex presidentes

estados-unidos-vs-america-latina

Por Francisco Arias Fernández/Las razones de Cuba

Los enemigos de Nuestra América, de la unidad latinoamericana y caribeña, de los sueños bolivarianos y martianos de independencia acuden una y otra vez a los recursos más sucios para tratar de legitimar golpes políticos o militares, como parte de proyectos cuidadosamente diseñados en los sigilosos laboratorios de los servicios de inteligencia occidentales, que históricamente han trabajado en coalición. Lee el resto de esta entrada

Las agencias de Estados Unidos que sí son amenazas mundiales

NED-USAIDTomado de: TeleSur

Se disfrazan de organizaciones humanitarias que también, según Washington, fomentan la democracia, el desarrollo y el respeto a los derechos humanos. Pero al poner en evidencia los actos de estas agencias, queda a la vista de todos la hipocresía y desfachatez del gobierno de Estados Unidos, el cual se atreve a etiquetar de amenazas a su seguridad nacional a los mismos pueblos en los que incita a la rebelión, al derrocamiento de autoridades democráticamente electas, a la tortura, encarcelamiento de líderes políticos, la desaparición forzada y, sin titubeos, el asesinato.

1. USAID y sus acciones letales Desde Argentina hasta México pasando por el Caribe, y alrededor del mundo, la CIA usa a la USAID para intervenir en la soberanía de los países Latinoamericanos y de otras regiones para expandir sus intereses, dominar y controlar riquezas que no le pertenecen, y cuando se topan con resistencia, no titubean en corromper a políticos, financiar disturbios y derrocamientos de gobiernos electos democráticamente, asesinar si lo consideran pertinente y socavar la paz de los pueblos, así lo han confirmado prominentes investigadores como Noam Chomsky, Eva Golinger y Marc Weisbrot, entre muchos otros.

El internacionalmente reconocido autor y analista político estadounidense, Chomsky, ha dicho en repetidas ocasiones que Estados Unidos es “la organización terrorista más grande del mundo”. Continuó: Las letales operaciones de la CIA en lugares como Nicaragua y Cuba son prueba de ello, sin olvidar Siria, Afganistán y muchos más.

Lee el resto de esta entrada

La mafia no ha desaparecido

Keiko-Alan

Gustavo Espinoza M./Rebelión

A mediados del año pasado, abordando por primera vez el tema electoral cuyo desenlace vivimos hoy, dijimos que la tarea del movimiento popular, era derrotar a la Mafia e impedir que retorne al Poder. Y la señalamos como la adición de dos fuerzas: el fujimorismo, y el cogollo alanista del APRA.

Más adelante precisamos que lo que ella quería, era colocar al electorado ante una alternativa siniestra: escoger, finalmente, entre Keiko Fujimori y Alan García. Planteamos, por eso, que se requería eliminar a García en la primera vuelta y cerrar filas contra Keiko, y derrotarla en la segunda. Gracias al instinto del pueblo, ambos objetivos fueron logrados. 

Distintas expresiones han salido a luz luego de conocerse los resultados de la jornada electoral del domingo. Desde el campo victorioso, integrado por la suma de fuerzas que consagró la derrota de la Mafia, se han registrado comprensibles alegría, y algunos matices de desconfianza. La primera, por el triunfo en sí -que muchos creían impensable- Y los segundos, por la visión de futuro, por la loable intención de mirar adelante. Es bueno abordar ambos elementos.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: