Perdónalos Cuba, que no saben lo que hacen. Por Justo Cruz

Publicado en La pupila Insomne

Hace unos días el señor de origen cubano Carlos Alberto Montaner, terrorista prófugo de la justicia cubana, publicó un escrito en un periódico de Miami de cuyo nombre no quiero acordarme, que lleva por título “Un huracán llamado comunismo” que demuestra una vez más hasta dónde puede llegar este individuo con sus tiradas anticomunistas, sus manipulaciones, sus mentiras y sus medias verdades.

No es mi objetivo dedicarle tiempo a este señor y mucho menos a sus diatribas anticubanas llenas de maldad, arrogancia y prepotencia, pero creo que hay algunos puntos que ameritan una aclaración.

Para nadie es un secreto que existe una gran campaña internacional de descrédito contra Cuba, de la que los medios mainstream y los mismos leguleyos de siempre se están haciendo eco. Como ya se sabe estas campañas tienen como objetivo evitar que los damnificados por el huracán  Irma reciban ayuda humanitaria de diferentes partes del mundo para que crezca el descontento en la población.

Así son ellos de inhumanos. El señor Montaner no es el único individuo nacido en Cuba que practica este tipo de polítiquería tan deliberada como mezquina. Aquí en Alemania también hay alguno que otro regado por ahí, por suerte no son muchos.

Quién en el mundo no sepa que Cuba es uno de los países más preparados para enfrentar huracanes es porque no quiere. Que en nuestro país existe una fuerte cultura de protección civil para prevenir desastre a pesar de bloqueos y otros desmanes, ya no puede ser un secreto para nadie. Que todos estos logros son gracias a la Revolución cubana, tampoco debe serlo aunque engendros como CiberCuba y similares no escatimen ni esfuerzos, ni dinero, para demostrar lo contrario.

En su escrito Carlos Alberto Montaner nos ha hecho un cuento que ha dejado boquiabiertos a muchos de los activistas de la organización de solidaridad con Cuba en Alemania “Cuba Sí”. Para darle más credibilidad a la mentira que nos cuenta y aprovechándose de esa ignorancia premeditada que reina en el sur de la Florida  utiliza al Cardenal Jaime Ortega.

Según este señor, el Cardenal le hizo una “revelación estremecedora” relacionada con los años noventa y con un supuesto gesto de “buena voluntad” de la “Alemania ya reunificada”, que según él tenía la intención de regalarle a Cuba leche en polvo para los niños cubanos “siempre que las distribuyera Caritas, sabedora por sus diplomáticos en La Habana que el gobierno vendía esas codiciadas dádivas”.

Para darle un toque más melodramático a su cuento el señor Montaner afirma el Cardenal Ortega le habría comentado que un viceministro de comercio exterior cubano por instrucciones de Fidel Castro, había pronunciado una frase tremenda que según él debería pasar a la historia universal de la infamia, cito, “primero los niños cubanos tomarán agua con cenizas que leche distribuida por la Iglesia”.

Tendenciosa “revelación” hecha por el señor Montaner contra el Cardenal Ortega, a quien odia la contrarrevolución que representa Montaner y por eso intenta dañar sus buenas relaciones con el gobierno cubano como el profesional de la intriga entrenado por la CIA que es el articulista, pero de ser cierta, en todo caso la infamia caería sobre el gobierno de un país donante (Alemania en este caso)  que condicione un alimento para niños de otro país que sufre un bloqueo económico, país que, reconocido por UNICEF es el que más ha hecho por sus niños  en Latinoamérica y el único en esa región sin desnutrición infantil y que en las peores condiciones ha mantenido un litro de leche  subsidiado a 1 centavo de dólar para cada infante cubano, ¿cómo encaja esa realidad con la fábula de Montaner de que el gobierno cubano quería ganar dinero con una donación de leche en polvo?

Como ya sabemos, el cuento de que el gobierno cubano vende los donativos que recibe para su pueblo en tiendas recaudadoras de divisas es viejo. Que tiene como objetivo sembrar la desconfianza para que el mundo no apoye al pueblo cubano en momentos difíciles, es también una antigua estratagema.

Como no han logrado destruir a la Revolución cubana, siguen creyendo que matando al pueblo cubano de hambre y sufrimiento lograrán que se “levante”, por eso andan con una lupa por las calles de Cuba buscando “manifestaciones” y si no las encuentran las construyen.

El envío de leche en polvo desde Alemania a Cuba en los años noventa tiene otra historia y esa sí que es hermosa, se materializó y no fue ni con la iglesia, ni con Caritas, ni mucho menos pasó lo que dice el señor Montaner que el Cardenal le dijo.

Nuestra organización “Cuba Sí” es un grupo de trabajo en el Partido La Izquierda de Alemania (DIE LINKE) que desde hace más de 25 años en cooperación con diferentes instituciones cubanas, asociaciones y ministerios desarrolla proyectos de cooperación en la agricultura cubana. El objetivo fundamental es el de apoyar a empresas y granjas en la producción de leche y otros productos agrícola, entre otros. Estos proyectos son financiados a través de donativos del contribuyente alemán y otras nacionalidades por un monto anual de alrededor de medio millón de CUC. La idea inicial fue utilizar los fondos recaudados para la compra de leche en polvo para los niños, de ahí su nombre “Leche para los niños cubanos”.

Esta surge como respuesta a la decisión del gobierno alemán de cancelar el contrato que existía entre la desaparecida República Democrática Alemana (RDA) y Cuba que le garantizaba a nuestro país el envío de 22 mil toneladas de leche en polvo como parte de un intercambio comercial existente entre las dos naciones. La resonancia a la campaña fue tan grande que para hacer nuestra acción más efectiva y sostenible decidimos en coordinación con la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) desarrollar proyectos de ayuda al desarrollo.

“Cuba Sí” fue la única organización que desde Alemania envió leche en polvo a Cuba y  garantizamos que llegó a los niños cubanos como era su objetivo. En ningún momento el gobierno alemán de Helmult Kohl, Canciller en los años noventa, tuvo la intención de enviar leche en polvo gratis a Cuba y si alguna vez lo declaró a alguien sería solo una maniobra para sabotear nuestra campaña, como lo intentaron muchas veces.

Me llama la atención que Carlos Alberto Montaner haga público el contenido de una supuesta conversación con una persona de tanto prestigio como es el Cardenal Jaime Ortega con esta clase de “revelaciones” para comprometer su integridad y credibilidad.

La ridiculez de este señor en sus escrito no tiene límite, en un pasaje del mismo nos cuenta que un amigo le había enviado un chiste sobre Fidel y el huracán Irma, donde según él, “el comandante había reencarnado en un feroz ciclón”.

Claro que existe en Cuba una relación entre los huracanes y Fidel, pero en todo caso contraria al  pujo de este señor que parece tener más humor en los sentidos que sentido del humor. Al parecer no sabe que cada vez que un huracán se acerca a Cuba la mayoría del pueblo no desea otra cosas que tener a Fidel al frente para enfrentarlo a ese fenómeno natural  como debe ser porque por mucho tiempo estuvimos acostumbrados a tenerlo en la primera linea de combate enfrentando el peligro y las inclemencias del tiempo.

Ese es el Fidel que la mayoría del pueblo cubano lleva en su memoria, el verdadero.

A Montaner le duele Cuba, hace ya más de cinco décadas que le duele, el sufre tanto su existencia que como dijera Nietzsche, se ha visto obligado a inventar la risa.

Mientras escuchaba hace unos días esta estrofa de la canción escrita por Raúl Torres y cantada con el acompañamiento de los cantautores Tony Ávila y Ray Fernández que lleva por título “La flor que te habita dentro”, “Ay Cuba, pedazo de uno que adonde vaya, vas dentro. Que no te quepa la duda, nunca te abandonaremos, ay Cuba tus hijos sudan, recuperándote el cielo llegó ese momento de demostrar cuánto te queremos”, pensé en ese escrito de Montaner y sus diatribas anticubanas. Para Montaner el comunismo es un huracán.

Él parece desconocer los desmanes que comete a diario en el mundo entero ese huracán llamado capitalismo. Seguro que no escuchó el discurso del capitalista  mayor ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, si lo hubiera hecho se hubiese dado cuenta de cuáles son los verdaderos huracanes, los más peligrosos, la perdición de la humanidad, o tal vez no porque es muy probable piense como su amo imperial.

Hoy sabemos las consecuencias que tiene para la humanidad cuando un magnate engreído se apodera de la presidencia de un país y la maneja a sus antojos. Eso sólo es posible en ese eterno huracán llamado capitalismo, el sistema que predica Carlos Alberto Montaner.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el septiembre 26, 2017 en Cuba, Subversión contra Cuba y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: