Por qué urge seguir martillando sobre la Guerra No Convencional

Escrito por José Ramón Rodríguez

¿Sabe usted qué es la Guerra No Convencional? ¿Se ha preguntado por qué debe interesarle o por qué algunas personas insisten en que se conozca más este fenómeno? ¿En qué medida está vinculada la Guerra No Convencional como forma de agresión con el futuro de los pueblos del Sur y con el de Cuba en particular?

Si ha intentado contestar al menos una de las anteriores interrogantes, por favor, no detenga su lectura. El tema en cuestión no se trata aquí por primera vez. En los últimos cuatro años, varios autores han dedicado importantes esfuerzos a estudiar con profundidad y a difundir los elementos esenciales de esta variante de agresión empleada por el imperialismo contra naciones adversas, cuyas características la hacen especialmente relevante para las realidades nacionales de nuestros países. Si usted se cuenta entre los que no pudieron contestar o no le interesa el tema, aquí le hacemos una cuarta pregunta que intentaremos satisfacer con este y otros artículos futuros:

¿Por qué debe importarme la Guerra No Convencional?

Cuántas veces se ha parado frente al televisor o el monitor de su computadora y ha sido testigo de eventos noticiosos vinculados a protestas en diversos países alrededor del mundo. Las imágenes de la policía o de fuerzas militares enfrentando disturbios sociales con diversos grados de violencia se han vuelto frecuentes en nuestros días. Las hay de dos tipos.

En las naciones capitalistas desarrolladas, el Norte, y en otras del Sur consideradas “democracias”, ocurren a diario protestas y disturbios de los que nadie se entera. A pesar del esfuerzo de los medios alternativos, las manifestaciones anticorrupción; o contra las reuniones de la élite mundial; contra las trasnacionales; o contra el fraude electoral (véase Honduras recientemente) no logran inscribirse en las agendas de los grandes medios de información o de los líderes políticos del mundo desarrollado.

En cambio en el Sur, cuando -casi siempre instigados por actores externos que pagan y asesoran- salen a la calle violentas turbas en pos de degradar la gobernabilidad y alterar el orden social con fines políticos, la repercusión es inmediata y explosiva. “Gobiernos tiránicos”; “líderes asesinos de su propio pueblo”; “dictadores”; “represores”, etc., son solo algunos de los calificativos más frecuentes. De inmediato las imágenes de la “represión” inundan las redes. Los medios construyen sensibles testimonios, se busca tocar la fibra y por desgracia las muertes no resultan ficticias. El mundo enfoca la “revolución” en ciernes y el Norte se dispone a dar su apoyo para resolver el problema.

Respondiendo a la pregunta de arriba, debe saber que si está leyendo este artículo desde Cuba; o desde Venezuela; o si algún colega lo traduce y lo lee desde la heroica Siria o desde Irán, entonces usted se halla en un país donde puede darse y de hecho han ocurrido o están ocurriendo situaciones como las descritas en el escenario número dos. En algunos casos incluso, el guion ha avanzado a etapas de superior complejidad y grados de violencia, en otros, los “manifestantes por los derechos humanos” no logran que cuaje su rutinaria puesta en escena, aunque el amo observe atento para mostrarse solidario.

Lo complicado, y he aquí el porqué es también su problema amigo lector, es que una vez atraída la atención del imperialismo, se pone en marcha un preelaborado plan de agresión para sacar del poder a la “tiranía” y restablecer la “democracia” al estilo de lo que ocurrió en Libia en el año 2011, donde, por cierto, las bombas de la OTAN no discriminaron bandos ni colores, hicieron su trabajo, allanando el camino para el restablecimiento de la “libertad”, convirtiendo a la nación del norte de África en el paraíso que es hoy, para el terrorismo, la violencia, las bandas armadas, la emigración ilegal masiva, y el robo de recursos naturales, etc.

Como hemos expresado en varios artículos anteriores, la Guerra No Convencional no es un procedimiento de reciente creación. EE.UU. la ha realizado “en apoyo” a movimientos de resistencia, insurgencias y como parte de operaciones militares convencionales desde hace más de cincuenta años. Ha operado con fuerzas irregulares directamente o las ha empleado de forma indirecta, contra una variedad de oponentes, ya sean estatales o no estatales. Tales operaciones sensibles son consideradas un componente de alto valor y una aplicación específica del instrumento militar del poderío nacional del estado imperialista, el cual considera a la Guerra no Convencional más relevante que nunca en el ambiente internacional del siglo XXI .

Contra Cuba específicamente, EE.UU. planificó y ejecutó la mayor operación de Guerra No Convencional públicamente conocida, a inicios de la década de los años 60. La denominó Operación Mangosta y para nuestro pueblo significó una dura prueba en el combate contra las bandas armadas que la CIA logró articular en zonas como el Escambray; abastecidas por aviones encubiertos e infiltraciones; dirigidas táctica y estratégicamente desde Miami y Washington, por los planificadores estadounidenses. Aunque la victoria popular bajo la guía de Fidel contra el bandidismo contrarrevolucionario no significó el fin de la contrarrevolución en sí, jamás ha podido, ni podrá esta lacra articular nuevamente tales grados de violencia en contra de las conquistas del pueblo, pese a que se orientan a ese fin los guiones de las estrategias no convencionales.

Otros pueblos han corrido suertes distintas. Ya hablamos de Libia, arrasada por bandas armadas articuladas por las naciones occidentales y que tuvieron su génesis en disturbios sociales supuestamente dirigidos a reclamar mejoras en las condiciones de derechos humanos y el funcionamiento del sistema político. Una vez que los líderes se percataron de sus errores era ya demasiado tarde. El imperialismo había logrado el objetivo primario de la Guerra No Convencional: fomentar un movimiento interno capaz de derrocar o debilitar al Gobierno establecido.

La experiencia libia aconteció luego de llamada Primavera Árabe, una oleada de disturbios antigubernamentales sin precedentes y signados por denominadores comunes, que no deben considerarse obras de la casualidad. Allí donde hubiera reservas de descontento social o inquietudes políticas, la conmoción halló terreno fértil y un sinnúmero de gobiernos vieron amenazada su estabilidad o fueron derrocados, señalando el comienzo de una nueva época donde los disturbios; las redes sociales; Internet y los medios masivos de comunicación, comenzarían a ser los recursos bélicos más relevantes en los escenarios de conflicto.

El proceder estaba asentado claramente en la doctrina del imperialismo y para el ojo avezado fue evidente de inmediato la clara coincidencia entre el comportamiento político de gobiernos, movimientos sociales y otros actores no estatales, y lo previsto en los manuales estadounidenses para realizar la Guerra No Convencional.

¿Cosa del pasado?

Los que alertamos del repunte de la Guerra No Convencional como variante de uso de la fuerza bajo la administración de Barack Obama, y de su impacto evidente en naciones como Libia, Siria, Ucrania o Venezuela, tuvimos curiosidad de saber qué caminos tomaría la proyección agresiva del imperialismo ahora conducido por Donald Trump. Algunos quizás pensaron que las estrategias indirectas y la subversión de gobiernos adversos pasaban a un plano secundario, mientras cobraba fuerza otra doctrina sustentada en la persecución de la “paz mediante la fuerza”.

Quien considere que se trata de un proceder del pasado debe solamente observar los hechos vinculados a escenarios de Guerra No Convencional luego de la transición del mando imperial.

En Venezuela, la oposición recrudeció sus ataques y se suscitaron las jornadas más violentas desde que tal estrategia comenzó a aplicarse contra la nación bolivariana. La guerra mediática y la retórica antichavista se hicieron aun más fuertes.

Comenzando el 2018, el mundo ha observado cómo han llamado la atención de EE.UU. y sus aliados las protestas acontecidas en la República Islámica de Irán. El propio Trump prometió a los manifestantes el apoyo de su administración, “para tratar de derrocar a su Gobierno corrupto”, eso sí: “en el momento adecuado”, pues ni siquiera el magnate presidente puede escapar de la doctrina y para que EE.UU. intervenga en apoyo a quienes “luchan por cambiar un gobierno”, varios requisitos de conveniencia y factibilidad deben tenerse en cuenta. Mientras tanto, que otros pongan los muertos.

En resumen, es evidente que no estamos hablando de un procedimiento del pasado. Es una carta más de la baraja imperialista, preparada para ser usada donde sea y cuando sea se precise. La Guerra No Convencional debe continuarse estudiando con determinación y lujo de detalles. Nunca debemos olvidar por quién doblan las campanas. Estamos en el Sur, todas esas estrategias fueron concebidas para ser aplicadas contra nuestras tierras y sus pueblos. Para contribuir a evitarlo hay que seguir martillando sobre la Guerra No Convencional. Sea este un golpe más.

Anuncios

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el enero 17, 2018 en #Paz, América Latina, EE.UU., Historia, Integración Latinoamericana, Internacionales, Neoliberalismo, Política, Sociedad, Subversión, Variado y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: