Cuba-Puerto Rico en semifinales, si no llega Pitágoras

Publicado en Editorial Granma

“Estoy muy bien preparado, ya tengo la experiencia de un partido como ese, justamente el pasado año. No, no prefiero un equipo en particular para hacer mi trabajo, lo que prefiero es que me den la confianza para esa altísima responsabilidad y claro, hacerlo bien”.

Así nos respondió el día dos de febrero pasado, Lázaro Blanco ante la posibilidad de que la decisión de abrir el juego semifinal de esta Serie del Caribe, recayera en él. Entonces había salido vencedor frente a la poderosa ofensiva venezolana.

“Conocía que esto era posible, en este equipo tengo la misión de ser el primer hombre de la rotación, de manera que vine mentalizado para la tarea. Sí, he estado dependiendo de mis rompientes, pues aquí los bateadores le van muy bien a las bolas rápidas. Lo otro imprescindible, como te he dicho en más de una ocasión, es el control”.

Y como el mentor del campeón cubano, Carlos Martí también definió el pitcher de la apertura de una posible final, el derecho Vladimir Baños, sacamos del “dogaut de los archivos, las palabras que nos dijera Vladimir Baños, en marzo pasado durante el Clásico Mundial, cuando le dieron la bola en otro drámatico encuentro frente a Japón.

“A mi lo que me gusta es lanzar, pero claro el hecho de que alguien crea que tu eres el hombre indicado para uno de los duelos que más le representa a tu equipo, no solo llena de orgullo, sino que te enciende el motor de la motivación”, nos contestó entonces.

Pero quien será el oponente de hoy en la semifinal. Hay varias posibilidades. Primero, si Águilas Cibaeñas vencen a Tomateros de Culiacán, los dominicanos y cubanos terminarían con idéntico balance de tres victorias y una derrota, pero finalizarían primero los de Quisqueya, porque vencieron en el match entre ellos. Como boricuas y venezolano igualaron con 2-2, los primeros serían terceros al vencer en preliminares. Es decir, Alazanes y Criollos sería una semifinal y la otra Águilas ante Caribes de Anzoátegui.

Sin embargo, si los mexicanos salvan la honrilla, entonces dominicanos, boricuas y venezolanos quedarían abrazados a dos. Eso obligaría a Pitágoras a entrar en acción en la Serie del Caribe, pues el desempate se resolvería al aplicar la fórmula TQB (Team Quality Balance), una ecuación cuyo resultado se obtiene de la división del número de carreras anotadas (CA), entre las entradas jugadas a la ofensiva (EO), y se le resta el número de carreras permitidas (CP), dividido entre las entradas jugadas a la defensiva (ED). Sería así: (CA÷EO) – (CP÷ED) = TQB.

Y tras sacar todas esas cuentas, entonces cambia todo: Cuba sería primera, pero iría por la matemática aplicada a un partido frente a República Dominicana, mientras Puerto Rico y Venezuela escenificarían la otra final

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el febrero 7, 2018 en América Latina, Cuba, Deporte, Derechos Humanos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: