LA CONJURA DE EEUU CONTRA VENEZUELA, ATROPELLO A LAS LEYES INTERNACIONALES Y A LA DIGNIDAD DE LOS PUEBLOS

Desde Rebeldía Centroamericana

Washington arrecia, intensificando, cada minuto que pasa, el asedio a la República Bolivariana de Venezuela.

La guerra híbrida aplicada con un desenfreno total, con el propósito de tumbar el Gobierno Revolucionario de Nicolás Maduro Moros, se perpetra en todos los frentes y escenarios.

Las pretendidas sanciones del Departamento del Tesoro  y la Casa Blanca contra jerarcas y líderes de la Revolución Bolivariana, no es más que una retórica espuria y un acto de injerencismo agraviante, que violenta el derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación.

La administración de Canada anunció que se sumaba a las sanciones en perjuicio de funcionarios del Gobierno y de las FF AA de Venezuela.

Las medidas del gobierno canadiense es una burda expresión del sometimiento a las órdenes y chantajes, de EE UU.

Cual cobardes serviles a los dictados del mandamás, se entregan a las estratagemas de acoso, impunemente, a un Estado  soberano, como Venezuela Bolivariana, con la utilización de subterfugios e infamias, que inventan y justifican, con el tenebroso boceto de la denominada guerra al narcotráfico.

La Unión Europea (UE) hundida en contradicciones y dificultades intestinas.

Haciendo alarde de supremacía grosera, en medio del trance de la diáspora de África, Asia Central y Medio Oriente, originada en el y latrocinio colonial y en labarbarie neocolonial, que ha extendido el bloque de potencias imperialistas, que mangonean la UE, por aquellos territorios, con guerras que han destrozada estados y esclavizado pueblos, como en Libia, Sudán, Etiopía, Malí, Irak, Afganistán, Somalia, entre otros.

La UE lacera sin piedad los derechos de las masas inmigrantes y ahora, vilmente, en nombre de los derechos humanos, se atreve con alevosía y cinismo, imponer sanciones económicas y diplomáticas al Gobierno legítimo de Venezuela.

Es conocido, que esos desafueros de la UE, surgen de las intrigas de Mariano Rajoy y la monarquía falangista, que reina en España.

El Departamento de Estado ha movido los hilos que llegan hasta Madrid, para que los fantoches españoles, lleven el cargamento de inmundicia diplomática a Bruselas, para ensuciar y si pueden ensangrentar, con la ruindad de bestias y descuartizadores, la sociedad bolivariana en desarrollo.

La mediática criminal con su fardo de mentiras y deformaciones de los acontecimientos, mete sus garfios y lenguas electrónicos envenenadas, para moldear un escenario apócrifo alrededor de las belicistas y  ultrajantes sanciones a Venezuela.

Las repercusiones de los infundios y agresiones al Estado Bolivariano, asoman por todos los flancos y con diversos matices.

En Costa Rica ha circulado en días recientes, esa mezcla descompuesta de afirmaciones temerarias y falsos supuestos, que enrarecen el clima político y tergiversan la forma de ver la realidad de Venezuela.

La confusión en las  masas, se ha impostado con un encono criminal, y   se  atenaza la conciencia y el discernir de la gente de forma sistemática, reeditando e incrustando la mentira.

Por las carreteras electrónicas, televisoras y otras redes, el aparato de propaganda de Washington y sus repetidoras mercenarias, han difundido, en trama oprobiosa, que dirigentes del proceso revolucionario bolivariano, como el General Padrino López buscan refugio en el exterior.

Porque según esas especies, falsas y esparcidas con siniestra intencionalidad, comandantes de las FF AA Bolivarianas y líderes populares, son narcotraficantes y están vinculados al lavado de petrodólares.

Se ha filtrado en algunos telenoticieros y redes sociales, que Costa Rica no aceptará la presencia en el país del General Padrino López y sus familiares.

El mismo ministro de Seguridad costarricense, ha declarado al respecto, sin mostrar argumentos válidos,  que tienen vigilados pasos fronterizos y oficinas de migración, para evitar el ingreso de esas personas, que definen como supuestas delincuentes internacionales.

Dejan en el aire la ponzoña y consuman una afrenta al pueblo bolivariano.

Una despreciable agresión sostenida con los grilletes del cerco económico, mediático, diplomático, político  y militar, mecanizado para intentar la asfixia total del proyecto social de cambio y la República Bolivariana.

Estos acaecimientos están en conexión directa con la incursión del jefe de la diplomacia yanqui a varios países del continente.

Las señales indican la ofuscación de la Casa Blanca, por involucrar a los gobiernos peleles y obedientes  a sus designios, en acelerar   una invasión abierta y fratricida a territorio venezolano; con el objetivo de arrasar con la Revolución chavista y liquidar la República Bolivariana de Venezuela.

Esta conspiración intervencionista, retuerce el cuello del derecho internacional y, a la vez, pisotea la declaración de convivencia firmada por todos los gobiernos subscritores de la CELAC, a Latinoamérica y el Caribe como una zona de paz.

Por lo demás, es repudiable e inadmisible el merodeo y la complicidad rastrera del gobierno de Luis Guillermo Solís, con las maniobras de guerra e injerencismo en los asuntos internos de Venezuela, que desencadena la estrategia hegemónica de Washington.

Anuncios

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el febrero 15, 2018 en #OEA, EE.UU., Política, Venezuela y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: