Irse de rosca

Por CubaHora

La CIA quiere ahora diplomáticos en La Habana…

Alguien escribió tiempo atrás, y al parecer sabiamente, que una cosa es gobernar un país y otra encabezar y “manichear” una empresa inmobiliaria.

Entonces Donald Trump se estrenaba como presidente de los Estados Unidos y llenaba su boca (y su Twitter) de “novedosas ideas” en torno a cómo manejar a la primera potencia capitalista en un mundo donde (por supuesto, nunca lo ha reconocido), la unipolaridad con que sueñan los sectores reaccionarios gringos ya no tiene cabida alguna.

De manera que Washington, convertido así en un despacho corporativo y de tráfico de zancadillas, presionaría, chantajearía, extorsionaría, amenazaría, y al final lograría sus propósitos reduciendo a polvo las aspiraciones de los ajenos. Era reproducir en política los viejos ardides para llenar los bolsillos y ambiciones de los “triunfadores”.

Y en ese camino, por ejemplo, y a cuenta de que los “Estados Unidos van de primeros”, la Casa Blanca decidió zafarse y boicotear la concreción del Acuerdo Comercial Asia Pacífico, a menos que la entidad, entonces en formación, se amoldara a sus designios.

Y como transcurridos los meses, y ante la autosordera y automarginación norteamericanas, los restantes socios, lejos de tocar a rebato, siguieron adelante con el guión original y buscaron en China un interlocutor confiable y seguro, ahora los funcionarios gringos en materia económica hablan de reconsiderar sus primeras posiciones e intentar volver sobre sus pasos porque “aman el libre comercio” y, por tanto, el acuerdo del Pacífico les resulta atractivo.

Y casi con certeza algo así acaba de ocurrir con las declaraciones del propuesto Secretario de Estado, Mike Pompeo, con relación a Cuba, durante la reunión congresional que debe ratificar su nombramiento.

Pompeo, hasta ahora director de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, un hombre ligado a la creación y profusión años atrás de cárceles clandestinas en numerosas naciones aliadas “para apresar y combatir a los terroristas”, que en junio del pasado año recibió en sus predios oficiales a exmercenarios de la Brigada 2506 derrotada en Playa Girón, y que, según el diario El País, “fue eje principal, en combinación con el Senador Marco Rubio, en la fabricación del caso de los supuestos ataques sónicos” que llevaron al cuasi desmantelamiento de la embajada norteamericana en La Habana, ahora aseguró a los legisladores que “trabajará para construir un equipo diplomático en Cuba que pueda responder a los intereses estadounidenses en la Isla.”

Desde luego, le va a ser muy difícil a semejante personaje convencer a alguien de que se siente sumamente preocupado por el “calvario burocrático y humano” al que el gobierno de Donald Trump está sometiendo a miles de cubanos y sus familiares al trasladar las entregas de visas y la ejecución de otros trámites consulares primero a Colombia y ahora a Guyana, con la historieta de que sus funcionarios en la capital cubana fueron víctimas de “ataques sónicos” que nadie ha podido probar de dónde salieron, o lo peor, si realmente existieron.

De manera que, conociendo el paño y luego de tener a mano algunas consideraciones de analistas que han abordado recientemente el asunto, parece que lo que no calcularon los empresarios-gobernantes es que, al sacar a más de la mitad de sus diplomáticos en La Habana, se llevaron también a buena parte de su equipo de espionaje y subversión… ¿entonces, serán tan limpios estos muchachotes?

Un comentario Agrega el tuyo

Responder a lacovacharoja Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .