El Producto Interno Bruto (PIB): ¿Qué debemos saber?

El Producto Interno Bruto (PIB): ¿Qué debemos saber? 

De CubaHora

El Producto Interno Bruto (PIB) se define como el valor total de la producción corriente de bienes y servicios dentro del territorio nacional en un período de tiempo.

Por ello es uno principales indicadores empleados en la macroeconomía, que es la materia que estudia el comportamiento general de la economía de un país.  Se emplea para medir el valor agregado de diferentes producciones de bienes –como tabaco, ron, níquel, muebles, equipos; y servicios –  como turismo, asesorías en distintas esferas hasta los servicios médicos de alto valor agregado– de la economía de un país para un período de tiempo.  El lapso usualmente empleado es de un año, pero se puede estimar por meses, trimestres o quinquenios a tasas estadísticamente anualizadas.   Del mismo modo se puede apreciar para regiones, subregiones o grupos de países.

En Cuba la Oficina Nacional de Estadística  (ONE) brinda este indicador para el análisis de los resultados de la economía cubana y a partir de este, poder establecer planes futuros y estrategias a corto, mediano o largo plazo, como parte del proceso de toma de decisiones del gobierno.

A mediados y finales del año, durante las sesiones ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular se presenta el resultado y se debate acerca de este indicador junto a otros indicadores.

 El proceso para la determinación del PIB requiere agregar la información ofrecida por distintos sectores estratégicos de la economía.

Otro término que se escucha asociado al PIB es el de “precio corriente”. Se dice así cuando es calculado al precio actual del año en cuestión, y cuando se brindan series de varios años se establece un año base, de modo que las variaciones en los precios no oscurezcan los resultados y sean comparables los resultados de distintos períodos.  De no hacerse este procedimiento en el “crecimiento” del PIB estaría incorporada la inflación, o el aumento de los precios 

A partir del PIB puede saberse el ritmo de crecimiento de la economía en un período.   La magnitud de ese crecimiento nos permite conocer el dinamismo, o velocidad de ascenso de la economía de que se trate, y determinar si el crecimiento es lento, medio o alto, existe un estancamiento, o una crisis económica si se decrece

 Los estudios en este campo reconocen la importancia que tiene para los países subdesarrollados, o en vías de desarrollo, crecer en el entorno del 5% anual, o más rápido, para poder realizar las transformaciones estructurales que se requieren.

Pero debe advertirse que un crecimiento alto no significa un desarrollo armónico, integral y sostenible. Si bien pueden apreciarse las variaciones en los componentes de su formación a lo largo de períodos largos de tiempo y definir cuáles son los sectores más dinámicos y los que están aportando más al crecimiento, en realidad el comportamiento del PIB no informa la cualidad del crecimiento

INTERPRETAR ADECUADAMENTE EL PIB COMO INDICADOR

Si el PIB es menor al logrado en el período anterior por tres trimestres sucesivos, convencionalmente podría identificarse como una situación de crisis económica, aunque por supuesto no define sus causas.

La magnitud de la caída en el crecimiento y su prolongación muestra la gravedad de la crisis y a partir de ello – una vez iniciada la expansión económica– podría calcularse el tiempo que llevaría el proceso de recuperación.   Por lo tanto, el decrecimiento del PIB durante un periodo más o menos prolongado indica la existencia de una recesión económica, que puede ser por motivos coyunturales en un lapso determinado, pero que no supone modificación de la estructura del mercado, o estructurales, como consecuencia de un choque externo de gran magnitud, que en la historia más reciente de Cuba resultó en el denominado Período Especial , ocasionado por la desaparición del mercado preferencial y la asistencia al desarrollo ofrecida por la  Unión Soviética y otros miembros del llamado campo socialista del Este de Europa.

También el PIB es empleado a los fines de comparación internacional, pero ello habría que considerarlo con cautela, porque el mismo no explica ni define el sistema económico de que se trate, la función del sector público y su relación con el privado, las políticas encaminadas a la distribución y redistribución de los ingresos mediante programas sociales como la garantía del Estado de los derechos básicos fundamentales como la salud y la educación universales de todos los ciudadanos, los niveles y modos de acceso a los beneficios de la cultura y el deporte, entre otros.   Tampoco aclara la política de impuestos (si es regresiva o progresiva), y por ello encubre la concentración de la riqueza de las naciones entre sectores y clases sociales.

Por ejemplo, el PIB per cápita: el Producto Interno Bruto de un país dividido por el número de su población es útil para saber la riqueza relativa de un país, pero ofrece una visión muy distorsionada.  A primera vista pareciera que esa magnitud la podría disponer cada ciudadano; sin embargo, existen hogares y personas extraordinariamente ricas y millones de pobres y desamparados, sin que el indicador lo exprese.

En países capitalistas desarrollados como Estados Unidos, debido a las crecientes desigualdades en los ingresos y la riqueza, se afectan a las mayorías, que acceden a una porción ínfima de esos ingresos.  Lo mismo sucede, aunque con distinta severidad en los países de América Latina y el Caribe, donde la inequidad en la distribución de la riqueza es sumamente grave.

El caso de Cuba es una excepción dentro de la región precisamente por la naturaleza de su sistema socioeconómico.  A pesar de los embates del bloqueo económico, financiero y comercial, que en el último año 2017 se calcula conservadoramente ocasionó pérdidas por alrededor de 4 mil millones de dólares estadounidenses , sometido a frecuentes huracanes  y otras afectaciones del cambio climático que limitan el crecimiento económico, la política socioeconómica ha mantenido la máxima de la justicia social entre sus objetivos principales.

El desarrollo sostenible  supone un crecimiento cualitativamente superior condicionado por balances internos y externos en la composición ramal y tecnológica, que no destruya el medio ambiente con una sobre explotación de los recursos naturales, garantizando bienestar para las generaciones actuales, pero sin comprometer el futuro de las nuevas generaciones

Los pueblos originarios de Nuestra América otorgan un lugar único a la Madre Tierra, que la identifican como una parte fundamental de la vida y como tal debe ser tratada con especial respeto y cuidados, de manera que el uso de la tierra, el agua, el aire y los otros recursos en ella, deben emplearse de modo que no ponga en juego su sostenibilidad.   Sin duda habría mucho más que decir y explicar.   No sustituyen estas notas un estudio de macroeconomía más allá del significado y la importancia del PIB.   Debe quedar claro que los desafíos de planificar el crecimiento económico deben ser acotados por principios sociales y valores, que no pueden ser dejados al mercado, o a los incentivos del consumismo incontrolado.   El crecimiento del PIB es bueno si se persigue apegado a principios racionales de bienestar, desarrollo humano y justicia social, sin sobreexplotación de los recursos naturales en detrimento de los derechos de las futuras generaciones y de la vida en la tierra.

De modo sintético, Cuba define sus planes y estrategia de desarrollo a largo plazo  sobre la base de un socialismo próspero y sostenible.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el mayo 19, 2018 en Cuba y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: