No permitiremos que destruyan nuestros sueños

Publicado en Cadenagramonte

La historia se repite. La prepotencia, el desconocimiento de la realidad cubana y el desprecio por los pueblos de Nuestra América, conducen una vez más a declaraciones inaceptables, mentirosas y manipuladoras en boca, esta vez, del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, durante la Asamblea General de la OEA, bien definida por Roa como Ministerio de Colonias.

Se equivocan otra vez, y este personaje hace el ridículo cuando habla de falta de oportunidades para la juventud cubana y se cuestiona sobre nuestros derechos y opciones de construir el futuro. Se trata de una burda provocación porque, incluso para alguien como él, sería imposible ignorar las conquistas revolucionarias que han permitido a nuestros niños, adolescentes y jóvenes, crecer y formarse mostrando índices de desarrollo humano impresionantes e irrebatibles, dentro de una sociedad que los escucha, protege y empodera.

Habla de apoyar a los jóvenes y lo hace en nombre del Gobierno que nos aplica un bloqueo criminal ampliamente rechazado y condenado por el mundo, responsable de limitaciones y carencias que impactan directamente en esa misma juventud que ahora, de manera hipócrita, pretende defender. Ofende esa doble moral de quienes han dado apoyo y refugio a los responsables de actos terroristas que han causado la muerte y la incapacidad física de cientos de jóvenes a lo largo del proceso revolucionario.

Nos preguntamos: ¿Por qué el señor Pompeo no pide apoyo para los millones de jóvenes de esta región —la más desigual del planeta— víctimas del desempleo, la violencia, las enfermedades, la discriminación y la pobreza extrema?

El Secretario de Estado aboga cínicamente por la realización del talento joven cubano pretendiendo que alguien crea en sus palabras, cuando una simple visita a Cuba o una consulta a las estadísticas de cualquier organismo internacional de Educación, Ciencia y Cultura resultaría suficiente para desmentirlo: Miles de médicos, cientos de talentosos científicos, reconocidos artistas en todas sus manifestaciones, campeones en el deporte, profesores de mérito internacional y decenas de otras muchachas y muchachos de esta tierra destruyen la falacia risible de Pompeo.

Cuba les duele. Saben que no han podido ni podrán conseguir el retroceso de nuestra Historia. Han presenciado el magnífico acto de soberanía que constituyó el proceso electoral en nuestro país, derivado del cual las nuevas generaciones han nutrido todas las instancias de gobierno, reafirmando continuidad y destruyendo los sueños de un cambio político que les permita otra vez ser los amos de esta isla.

Somos una generación llena de motivaciones, nunca nos podrán manipular, ni ponernos al servicio del imperialismo y sus lacayos. Somos hijos de una estirpe mambisa y de una dignidad aprendida de nuestros líderes históricos; somos los dueños de nuestras calles, esas por donde hoy andamos tranquilos y seguros. No permitiremos que destruyan nuestros sueños; todas nuestras fuerzas y energías están al servicio de la Revolución.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el junio 7, 2018 en Cuba y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: