Los estudiantes de Medicina

Por Pedro A. García/Bohemia

Bajo la acusación de profanadores de una tumba, 45 estudiantes de Medicina son sometidos a Consejo de Guerra.

Sancionados a penas benignas, los Voluntarios (paramilitares) españoles se enfurecen y obligan al jurado a una nueva deliberación.

Para calmar a la rabiosa horda, se “quinta” a los estudiantes y se fija en ocho las condenas a muerte: Alonso Álvarez de la Campa (La Habana, 1855), por arrancar una flor; Ángel Laborde (La Habana, 1853), Anacleto Bermúdez (La Habana, 1851), José de Marcos Medina (La Habana, 1851) y Juan Pascual Rodríguez (1850), por jugar con el carro de los cadáveres.

Los otros tres se seleccionan por sorteo: Eladio González (Quivicán, 1851), Carlos de la Torre (Camagüey, 1851) y Carlos Verdugo (Matanzas, 1854), este último a pesar de haberse probado que no estaba en la necrópolis el día de los hechos.

El resto recibe distintas sanciones desde seis años de cárcel a seis meses.

Hay dos absueltos: un norteamericano y un español.

El 27 de noviembre de 1871 son fusilados los ocho jóvenes, no como aparece en la foto, sino de dos en dos. Miembros de una potencia abakuá tratan de liberarlos. Cinco de los rescatadores mueren en la acción temeraria.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el noviembre 27, 2018 en Historia y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: