asamblea-nacional-6-580x321

Desde Chichalacubana

La pregunta será sencilla: “¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?” y cada ciudadano o ciudadana cubana podrá marcar las opciones Sí o No.

La Carta Fundamental actual, vigente, fue aprobada el 24 de febrero de 1976 al cumplirse el 81 aniversario de la Guerra de Independencia de 1895.

Hay muchos cambios en la nueva Constitución cubana que merecen ser analizados.

En el preámbulo, “ciudadano cubano” se transforma en “pueblo de Cuba”.

Se especifica que Cuba no volverá al capitalismo en cuanto a “régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre”.

En el fragmento “sólo en el socialismo el ser humano alcanza su dignidad plena” se incorpora también la palabra comunismo.

En su artículo 1, al mencionar “Cuba es un Estado socialista de derecho…” se incorpora el concepto “…y de justicia social”.

En el apartado económico se constitucionaliza la propiedad privada y se establecen los sujetos que la detentan: personas naturales y jurídicas; nacionales y extranjeras. Sin embargo, esta modificación está delimitada por el nuevo artículo 30 que habla de la propiedad y especifica que el Estado garantiza una justa distribución de la riqueza.

Otro elemento importante de la nueva Carta Magna hoy en día es el referido a los medios de comunicación, especificando que los medios fundamentales de comunicación no pueden ser objeto de propiedad privada.

El carácter socialista de la Revolución cubana se ratifica también cuando declara la salud pública como responsabilidad del Estado, y se garantiza la educación, gratuita y de calidad, desde la primera infancia hasta los estudios de posgrado.

La única polémica que se ha producido ha sido en torno al reconocimiento constitucional al matrimonio homosexual, que fue el que más opiniones generó, con 192.408 aportes en 88.066 reuniones. La decisión ha sido posponer el debate, con una redacción constitucional abierta, y definirlo en el Código de Familia; la norma se tendrá que redactar una vez que se apruebe la nueva Carta Fundamental y será llevada también a referendo en el plazo de dos años.

En definitiva, todos estos cambios suponen adecuar la revolución iniciada por Fidel y Raúl Castro en 1959 al siglo XXI y a los cambios que demanda una sociedad que sigue manteniendo un profundo compromiso por el socialismo.

Cuba, una isla que no cuenta con los recursos naturales que disfrutamos en otros países latinoamericanos, ha sabido construir una sociedad igualitaria, donde no hay hambre, analfabetismo, y ningún ser humano duerme en la calle. Una sociedad que, aunque no es perfecta, sigue siendo un referente para pensar otro mundo y otra democracia posible.

Porque el propio debate constitucional en Cuba nos demuestra que la democracia representativa no es democracia. Que se puede tener partido único y ejercer una democracia participativa en la que el pueblo debate, y vota, ampliando los límites de la democracia.

Cuba es y seguirá siendo un faro de resistencia política, y sobre todo ética, al imperialismo económico y cultural que quieren imponer a nuestros pueblos.