El ALBA del Caribe

En diciembre de 2001, en el marco de la II Cumbre de Jefes de estado y de Gobiernos de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), celebrada en la Isla Margarita, Fidel Castro y Hugo Chávez concibieron el ALBA como metáfora del nuevo amanecer para la región, organización que funda el 14 de diciembre de 2004.

También frente al mar Caribe, casi doscientos años antes, Simón Bolívar escribió la carta de Jamaica, monumental documento donde esbozó la idea de unidad e independencia y que representa hoy el mejor análisis político de aquellos tiempos.

Las antillas pasaron a ser las Indias Occidentales, pues Colón entendió que había arribado a Cipango o la India. El pueblo caribe fue la primera barrera que con determinación y heroísmo resistió la invasión europea.

Los pueblos del Caribe han compartido una historia común, marcada por varios factores. Tres de ellos son de gran importancia: las economías de plantación; el sincretismo sociocultural de las tradiciones de las poblaciones originarias, los esclavos africanos, los pobladores europeos y la presencia del componente asiático, principalmente hindú; más la rivalidad comercial y política entre las potencias europeas y estadounidense.

La economía de plantación se impulsó en toda la región caribeña. Vinculada al comercio internacional desde su nacimiento, congregó en una misma unidad productiva lo más avanzado del capitalismo ascendente, como las maquinarias modernas de su época, con la explotación de mano de obra más abyecta, es esclavismo. De las plantaciones surgió el vínculo con el mercado mundial, pero también nació una profunda cultura de resistencia, de rebelión e independencia con la de justicia social. Esta fusión revolucionaria tuvo origen en la lucha por la emancipación total, expresada cabalmente en la Revolución haitiana. No se trataba del concepto de independencia liberal burguesa de la Enciclopedia de Diderot y d’ Alembert, sino de un nuevo concepto, el de Bolívar del Discurso de Angostura, el de los insurrectos haitianos, el de Martí, Betances, Luperón, Caamaño, Carvey, Bishop, Fidel, Chávez.

El ALBA es una herramienta necesaria para alcanzar el objetivo de la unidad ante las amenazas de desintegración, donde los países caribeños han sabido enfrentar las presiones que ejercen las grandes potencias.

Y, si “la unidad es submarina”, como solía afirmar Brathwaite, hace 14 años comenzó a emerger el ALBA, que ya registraba logros concretos para sus pueblos en el ámbito cultural, social, económico y político.

Juan Bosch señalaba que el Caribe fue –y sigue siendo- la “frontera imperial”, espacio en disputa entre las grandes potencias. Los EE.UU. operan como principal fuerza imperialista y aún persiste una fuerte presencia de sus pares europeos. Frente a la experiencia de saqueo y expoliación, en el Caribe germina, una vez más, la construcción de unidad y emancipación. La esperanza renace y los pueblos miran cinco siglos atrás para conquistar el futuro enarbolando las banderas heroicas de su historia.

Escrito para Correo del Alba por Fernando Ramón Bossi.

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el enero 22, 2019 en ALBA y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: