Elogio de la belleza

Puede que haya propuestas mucho más “importantes” en esta XIII Bienal de La Habana… pero estas dos son muy hermosas… y eso es más que suficiente.

El que recorra por estos días La Habana Vieja, el que se acerque a la célebre Plaza de Armas, se encontrará de pronto con tres hermosísimas esculturas en bronce del maestro Pedro Pablo Oliva.

Algunos dicen que la belleza por la belleza no es un valor atendible. Pero si estas tres piezas fueran solo bellas (que son mucho más que eso, sus implicaciones metafóricas, su carga espiritual son evidentísimas), ya valdría la pena salvarlas del desastre. Lee el resto de esta entrada