Las tropas por la vida de Cuba en Venezuela

Más de 20 000 colaboradores cubanos permanecen en Venezuela luchando por la vida y el bienestar de ese pueblo hermano, el 61 % de ellos son mujeres.

En días pasados el mandatario estadounidense Donald Trump amenazó a Cuba con un bloqueo total junto a medidas del más alto nivel, mientras John Bolton acusaba a la Isla de «controlar» al Gobierno de Nicolás Maduro.

Esa mentira se repite sin un ápice de vergüenza por los más altos personeros del Gobierno yanqui, y Donald Trump ordena a Cuba que retire a los «20 000 soldados cubanos de Venezuela», incluso promete una nueva apertura si «sacamos las manos de Caracas».

Los cubanos sentimos un verdadero apego al principio de soberanía, somos celosos de nuestra independencia, jamás admitiríamos que se haga a otros lo que nosotros no permitimos que se nos haga a nosotros. Nuestra bandera «no ha sido jamás mercenaria». Venezuela, la tierra de la clarinada, de los bravos soldados de Bolívar, esa que hizo temblar a un imperio, no necesita quien le salvaguarde su honor, valor y dignidad le sobra, los venezolanos se bastan por sí mismos.

En el bando de los que aman milita la tropa por la vida que, de un confín al otro de la tierra del bravo pueblo labora en Venezuela, ellos escogieron el lado del deber. En la República Bolivariana comparten esa faena miles de especialistas en materia de salud, deportes, cultura, educación, comunicaciones, agricultura, alimentación, industria, ciencia, energía y transporte.

La Revolución Bolivariana puso al ser humano en el centro de todo, por primera vez millones de «nadies» tuvieron acceso a los programas de protección social de un Gobierno que ha dedicado el 73 % de inversión del PIB en beneficio de las mayorías.

De esa voluntad de hacer por el bien de todos, nacieron las misiones sociales, creadas e impulsadas por Chávez. Fidel delineó los principios fundamentales de la cooperación entre nuestros países y lo demás fue alma y corazón de pueblo en revolución, así arribaron los cubanos para ponerse en fila apretada junto a los venezolanos.

Nuestros colaboradores de la salud están distribuidos en los 24 estados y 335 municipios del país. Viven en todas las parroquias, ofrecen sus servicios en más de 1 500 escenarios laborales, comparten la cotidianidad con los más humildes, lo mismo en un cerro que en los barrios donde habita la clase rica. A nadie se le pregunta por su militancia política o sus convicciones religiosas, ni se le pide dinero; se atiende por igual a todos.

Por Venezuela han pasado 140 000 cooperantes de la salud de Cuba, que han realizado 3 300 000 intervenciones quirúrgicas y han salvado 1 470 000 vidas. En la actualidad se mantienen más de 20 000. Se prestan 10 388 servicios de salud y en solo diez años se han atendido, por citar solo un ejemplo de estos servicios, 209 607 pacientes diabéticos con la aplicación del Hebertprot-p, que ha reducido a un 3 %, los casos de amputación de miembros. Estas son cifras «alarmantes» para los que «odian y deshacen».

Nuestras armas son esas, nuestras tropas en Venezuela son esas: las que garantizan la vida y la paz. Militamos en el bando de los que fundan y aman.

Del Editorial Granma

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el mayo 6, 2019 en Salud y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: