El gobierno de Donald Trump: ¿el mayor reality show de EE. UU.?

COMITÉ DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE EE. UU. PLANEA INVESTIGAR A TRUMP POR POSIBLE OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA Y ABUSO DE PODER

Varios políticos estadounidenses han pedido, de nuevo, al Congreso de la nación dar inicio a un proceso de impeachment contra el presidente Donald Trump. El candidato presidencial demócrata y senador por el estado de Nueva Jersey, Cory Booker, el miércoles pasado escribió en su perfil de Twitter que el juicio contra el mandatario es una «obligación legal y moral de la Cámara».

Mientras se reaviva la polémica, el presidente se presenta ante las cámaras de los grandes medios, y dice con gesto de fastidio: «Eso es caso cerrado». La polémica en torno al informe del fiscal especial de EE. UU., Robert Mueller, de abril pasado, ha alcanzado un punto álgido ante la negativa de la Casa Blanca a las citaciones de varios comités para obtener ciertos documentos y los testimonios de antiguos y actuales funcionarios de la administración, que pudieran brindar nuevos datos para la investigación.

Para el intelectual Noam Chomsky, se trata de una nueva maniobra de distracción. Mientras atendemos a los escándalos y «errores» de la administración Trump, el ala más conservadora del poder estadounidense se hace más fuerte.

El show de Donald Trump versus Nancy Pelosi se está convirtiendo en un espectáculo de primera plana en los medios. El jueves, el mandatario calificó a la mujer de más alto rango en la historia de la política estadounidense de «loca» y cuestionó si ella era lo suficientemente inteligente como para leer un proyecto de ley.

Por su parte, ella preguntó si su rechazo a un acuerdo de infraestructura podría atribuirse a «una falta de confianza en sus partes» y especuló sobre si su obsesión con un muro fronterizo extremadamente largo era «como algo de virilidad para él, como si alguna vez pudiera asociarlo a él con la virilidad».

En su aparente guerra contra los medios de comunicación, Donald Trump llegó a insultar a una de las presentadoras de Morning Joe de NBC, afirmando que «tiene un coeficiente intelectual muy bajo» y que «estaba sangrando de una mala cirugía facial».

Sus más cercanos colaboradores no se quedan atrás del presidente, como en un teatro de títeres, una tras otra se asoman las marionetas, ya sea Pompeo, Bolton, Pence o cualquier otro de los convocados al show, según convenga a los promotores del caos, no por gusto elegidos entre lo peor de la política norteamericana.

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, fue «víctima» de las burlas en redes sociales cuando, muy serio, después de lanzar sus habituales amenazas contra Cuba, Nicaragua y Venezuela, dijo: «Estoy hablando en serio». Un internauta le replicó: «Y antes, ¿no?», y otro le recomendó que, «por favor, siempre que diga algo, aclare cuándo es en serio y cuándo no».

El espectáculo continúa, un escándalo tras otro, un tuit polémico tras otro, desacuerdos entre los miembros del gabinete y entre estos y el presidente, desplantes de Trump, «peleas» a cámara abierta con los grandes medios, amenazas de guerra, leyes absurdas, afirmaciones sin el más mínimo asomo de credibilidad, un reality show a la medida de los intereses verdaderos del Imperio.

 

 

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el junio 3, 2019 en EE.UU. y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: