0728-foro-sao-paulo.jpg

En el espíritu del pensamiento de Jose Martí de que a cada plan del enemigo hay que contraponerle un plan propio, el XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo, concluido ayer en Caracas, reclamó que frente a la Doctrina Monroe revitalizada por el gobierno imperial de Donald Trump, las fuerzas de izquierda están obligadas a contraponerle la Doctrina Bolívar.

Representantes de más de un centenar de partidos y otras organizaciones que integran esta plataforma de concertación aprobaron en sesión plenaria en el Hotel Alba Caracas la Declaración Final, el plan de acción y otras resoluciones de este cónclave, que destacó la necesidad de insistir en la lucha y pensamientos libertarios de Simón Bolívar para hacerle frente a la oleada contrarrevolucionaria y neoliberal impuisada desde los centros de poder hegemónico.

0728-maduro-diaz-canel-foro.jpg

Estamos obligados con nuestros pueblos a impedir que la Doctrina Monroe logre sus fines intervencionistas. Frente a la Doctrina Monroe, la Doctrina Bolívar, señala el documento, fruto de las ricas reflexiones y diálogos mantenidos en varios espacios desde que la cita comenzo el jueves pasado.

Informes de Prensa Latina y otros medios de comunicación refieren el énfasis que hacen los documentos en el imperativo de la unidad, asi como el respaldo irrestricto a Venezuela y su gobierno constitucional encabezado por el presidente legítimamente electo Nicolás Maduro.

Continuemos construyendo la más amplia unidad antiimperialista y antineoliberal, con respeto a la diversidad de los partidos y fuerzas políticas de izquierda, de los movimientos sociales, populares que los unen para derrotar la ofensiva imperialista, indica el documento.

Asimismo, los partidos y movimientos progresistas internacionales hicieron un llamado al fortalecimiento y al impulso de las iniciativas integracionistas constituidas en la región.

Ante el plan desintegrador de la derecha propongamos el plan integrador, soberano y digno de nuestros pueblos. Frente a los Tratados de Libre Comercio propiciados por los Estados Unidos defendamos los proyectos de integración soberanos  como la CELAC, el ALBA-TCP, Mercosur y otras iniciativas integracionistas, reseña el texto.

La Declaración denuncia las amenazas de intervención militar de Estados Unidos contra Venezuela, apoya el derecho de esta nación a la paz, la autodeterminación y la soberanía, y expresa el respaldo a los diálogos políticos impulsados por el gobierno bolivariano con distintas corrientes de la oposición para estabilizar la situación del país.

Los asistentes repudiaron además las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela y Cuba, como forma de genocidio y violación masiva de derechos humanos, informó Prensa Latina.

Reconocemos la necesidad urgente de frenar las agresiones sistemáticas del imperialismo contra la soberanía, la autodeterminación y la integración de nuestros pueblos; el avance de una derecha con expresiones fascistas que promueven el odio y el exterminio social,  indicó la declaración del Foro de Sao Paulo.

Reconoció además el potencial de los pueblos movilizados que han defendido la democracia y soberanía popular en Honduras, Puerto Rico, Brasil -por la libertad de Luiz Inácio Lula Da Silva-, Argentina, y la resistencia de los procesos democrático-populares en Bolivia, Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El jueves último comenzaron los numerosos talleres, simposios, seminarios, mesas redondas y otros encuentros de este cónclave de  convocatoria anual, bajo el lema “Por la Paz, la Soberanía y la Prosperidad de los Pueblos”, en el que participan unos 600 integrantes de movimientos y partidos de izquierda de América Latina, Norteamérica, Asia, África y Europa; segun cifras oficiales.

Tras las jornadas de diálogo, los documentos aprobados expresan el compromiso de avanzar en una agenda centrada en la defensa de la paz y la democracia en la región, ‘comprometidos con la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz’.

Lo fructífero de este XXV Encuentro ha sido un sentimiento generalizado en la voz de sus participantes, pero también por la reacción airada de las fuerzas de la derecha, lo mismo en ese país sudamericano como en otras capitales del continente, que han tratado de desvirtuar, tergiversar o desinformar acerca de la reunión y sus objetivos.

El llamado a la unidad y la integración y las acciones para que los partidos y otros integrantes de esta plataforma de concertación la logren constituye un resultado bien concreto, con una estrategia vista por un bolivariano medular como lo fue José Martí.

En Patria el 11 de junio de 1892, el Héroe Nacional cubano escribió “A un plan obedece nuestro enemigo: enconarnos, dispensarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan.»