Fracaso en Lima, pero “remontada” de lujo en Taipéi de China

Fracaso en Lima, pero “remontada” de lujo en Taipéi de China

Una de cal y otra de arena. Como reza el viejo adagio: del lobo, un pelo. Cuando en toda la Isla aún se escuchan –y no tengo la menor idea de cuándo expirarán-, los ecos por la pálida actuación del equipo nacional de béisbol en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, un grupo de imberbes  antillanos encantaron allende los mares.

Se trata de la escuadra cubana sub 12 años que, en una “remontada” histórica, signó este domingo una saboreada medalla de bronce en el Campeonato Mundial categoría sub 12 años, que se disputó en la ciudad de Tainan, Taipéi de China.

Los alumnos del mentor habanero Raúl Rodríguez habían rubricado par de derrotas al hilo: 2-4 ante Taipéi de China y 0-6 contra Japón, en la fase preliminar. Pero luego firmaron siete victorias consecutivas y no se detuvieron hasta escalar al podio de premiaciones.

La tropa de Rodríguez se llamó a capítulo y, en la fase de preliminares ante rivales de menor aval técnico, signaron tres éxitos al hilo: Islas Fiji (27-1), República Sudafricana (13-0) y República Checa (5-0).

Este despunte final le permitió acceder, como tercer equipo del grupo A, a la Súper Ronda, a la cual se “arrastraban” los resultados conseguidos contra los otros dos rivales que avanzaron por su llave. Y como ya les comenté, fueron Taipéi de China y Japón. Más claro, ni el agua: los cubanitos “iniciaban” la disputa de medallas con incómodo balance de par de derrotas.

Entonces, tenían por delante la “misión imposible” de imponerse a los tres fuertes contendientes que habían logrado sus respectivos boletos por el grupo B: Sudcorea, México y Venezuela, por ese orden. Y no dejaron margen a dudas, pues primero vencieron a los aztecas por 10-0 y, a seguidas, dejaron al campo por 5-4 a Venezuela, para enfrentar en el cierre de esa Súper Ronda al favorito cuadro de Sudcorea.

Y ante los asiáticos se impusieron 10-8, con destacada actuación del inicialista y cuarto bate Christian Sáez, quien se fue de 4-4, con cuadrangular y cuatro carreras impulsadas.

Como se aprecia, tras los dos primeros fracasos ante Taipéi de China y Japón en la fase de grupos, la tropa del mánager Raúl Rodríguez ya exhibía seis victorias consecutivas.

E imagino que la idea entre los cubanitos no podía ser otra que “si llegamos hasta aquí, tenemos que cerrar con la conquista de una medalla”. Y  los dígitos los pusieron cara a cara, por la medalla de bronce, ante los taipeyanos, una vez más y en apenas 24 horas después.

Los cubanitos se vieron maniatados por el lanzador Jaejung Lee, a quien apenas le pegaron un hit; pero fue otro cuadrangular del cienfueguero Sáez, ahora con un corredor en circulación. Lo van a declarar “persona no grata”, en Taipéi de China.

Por Cuba se encaramó al box el pinareño Alejandro Prieto, ubicado al mismo tiempo como tercer bate en la alineación. El vueltabajero lanzó 5.1 entradas sólidas al ritmo de cuatro hits, una carrera permitida, tres ponches e igual cantidad de boletos.

La carrera del conjunto asiático llegó en la tercera entrada, por dos boletos, un wild pitch y un error del intermedista Dulieski Ferrán.

Entonces, ¡enhorabuena! para los chicos de Rodríguez, que no se amilanaron tras las dos primeras derrotas, y frisaron los límites de la excelencia con siete éxitos consecutivos.

Con este resultado, Cuba mejora la cuarta posición lograda en el Campeonato Mundial de Taipéi de China 2015. Su mejor ubicación en citas del orbe de esta categoría sub 12 años, es una segunda plaza conseguida en la edición de 2011, también en esa nación asiática.

CUBANOS SE EMPINAN EN LAS ESTADÍSTICAS

Entre los chicos de la Mayor de las Antillas que destacaron en el evento, aparece el pinareño Prieto, utilizado como lanzador y también como tercer bate y jardinero central. Fue líder en promedio de carreras limpias (0.42), en entradas lanzadas (14.1) y quinto en promedio de bateo (583). Además, fue segundo en carreras anotadas (14) y compartió el liderazgo de dobletes (6) con otros dos jugadores.

Las palmas también para el lanzador, torpedero y primer bate Johan Rodríguez, quien fue el único que tiró dos juegos completos, incluido un partido sin hits ni carreras; además de ser líder en ponches (15) y tercero del torneo en hits conectados (14).

E igualmente, fue muy meritoria la labor madero en ristre de Christian Báez, segundo en jonrones (4) por detrás del venezolano Leonel Domínguez (6).

En CubaHora

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el agosto 5, 2019 en Deporte y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: