0805-ESPECIAL_1.jpg

El sábado seis de agosto de 1960, el entonces llamado Estadio del Cerro, hoy Latinoamericano, estaba colmado de público aunque no para disfrutar de ningún juego de beisbol. La multitud asistía a la clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, que tendría su punto culminante en el discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien anunció la nacionalización de las propiedades yanquis en Cuba, como respuesta al claro rumbo agresivo que tomó EE.UU. contra la Isla.

Las Leyes del gobierno revolucionario incluían la confiscación de 26 compañías estadounidenses, tres refinerías de petróleo, los monopolios de la electricidad y del teléfono; así como 36 centrales azucareros, medidas que se realizaron en apego al derecho internacional y que incluían el pago de indemnizaciones en correspondencia con negociaciones y acuerdos entre las partes. Lee el resto de esta entrada