Estados Unidos y su política estancada contra Cuba

La enfermiza obsesión de los yanquis por destruir a la Revolución cubana, los ha empantanado en su política hacia Cuba. Ninguna iniciativa novedosa para cambiar su loca carrera de cercarla económicamente, aparece en el escenario estadounidense, ni siquiera bajo la administración de Barack Obama, a pesar del cambio de táctica que introdujo con el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

El desarrollo de programas subversivos para debilitar la ideología socialista se mantiene desde hace 60 años, junto a sus permanentes fracasos de fabricar una “oposición”, financiada, instruida y abastecida con cientos de millones de dólares, que al final enriquecen a la mafia terrorista anticubana de Miami y sostienen a una escuálida disidencia interna, que lejos de aumentar decrece y se fragmenta, ante las pugnas por obtener la mejor parte del dinero.

Las cruzadas mediáticas contra la Revolución no cesan de inventar falacias, con el sueño de hacerle creer al mundo que Cuba es un infierno y el socialismo un fracaso económico, cuando la realidad es bien conocida, la criminal guerra económica, comercial, financiera y biológica que impone Estados Unidos hace más de medio siglo, son las únicas responsables de las penurias.

La actual administración republicana de Donald Trump, repite fielmente la actuación de sus antecesores, tanto republicanos como demócratas, ya que fue bajo la presidencia del demócrata J.F. Kennedy, que se le dio cuerpo legal a la guerra económica, se impuso el Acta de Comercio con el Enemigo, y denominaron “refugiados políticos” a los que arribaban a territorio yanqui, incluidos los asesinos, torturadores y ladrones del gobierno del dictador Fulgencio Batista.

Con la apertura en 1977 de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, bajo el gobierno del demócrata James Carter, se inició una nueva etapa donde el espionaje y la subversión política primaron, en vez de fortalecer las relaciones diplomáticas, culturales, y comerciales.

Aprovechando la presencia de decenas de “diplomáticos” yanquis en la Isla, abastecieron con equipos de comunicaciones de alta tecnología y dinero a sus agentes, además de crear centros ilegales para preparar a la contrarrevolución interna.

Mediante el empleo de su valija diplomática, introdujeron literatura subversiva, radios para la escucha de la emisora anticubana, alimentos, ropas y medicinas para atraer a la “disidencia”, e incluso el cartel lumínico que colocaron en los ventanales del edificio de la misión diplomática, todo en violación flagrante de la Convención de Viena de 1961 que norma las relaciones diplomáticas, entre ellas el uso de los locales de la Misión, las valijas diplomáticas y la no injerencia en los asuntos internos del Estado acreditante, entre otras cuestiones.

Hoy los yanquis acometen las mismas violaciones con actitudes provocativas y desafiantes hacia las autoridades cubanas. Sin embargo, expulsan a diplomáticos cubanos aduciendo falsamente actos que “afectan” su seguridad nacional, como si los que ellos ejecutan en territorio cubano, no fuesen en verdad los que atentan contra la estabilidad del estado cubano.

Dando un vistazo a la historia y a las declaraciones de Fidel Castro, ante los actos provocativos de diplomáticos yanquis, se puede palpar que la política de Estados Unidos hacia Cuba, se mantiene estancada en un laberinto sin salida.

El 25 de abril 2003, durante su presencia televisiva en el programa Mesa Redonda, decía Fidel Castro que Otto Reich, nombrado provisionalmente como Secretario Asistente de Estado para el Hemisferio Occidental, trazó pautas de la política del Departamento de Estado contra Cuba, entre ellas acusaciones de que Cuba preparaba una guerra electrónica contra las comunicaciones de Estados Unidos y otras denuncias falsas semejantes, que jamás existieron.

Y agregaba Fidel:

“Entre mentiras disparatadas de este tipo, la acusación más pérfida: Cuba desarrolla un programa de investigación para producir armas biológicas. Todas las acusaciones fueron desmentidas y ridiculizadas”.

En los momentos actuales la mentira reiterada son los “ataques acústicos” que “afectaron” solo a ciertos diplomáticos estadounidenses, a lo que se sumó Canadá con similar invención.

Ni ataques ni enfermos, lo que buscan es alejar de la Isla a los turistas extranjeros, por ser una de las fuentes de entrada de dinero al país y la guerra económica hay que arreciarla, como dijo el actual Secretario del Tesoro: “Se trabaja para cortar todas las entradas de dinero a Cuba”.

En esa propia intervención, el Presidente Fidel Castro denunciaba las acciones provocativas desarrolladas por el entonces jefe de la Sección de Intereses, James Cason, en sus reuniones con elementos contrarrevolucionarios y el abastecimiento de propaganda anticubana que entregaba durante sus visitas a otras provincias de la Isla, en su residencia y locales de la Misión diplomática en La Habana.

Explicaba Fidel:

Entre los días 19 y 25 de enero del 2003 James Cason y Ricardo Zúñiga, durante seis días realizaron un recorrido por las provincias de Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, solicitado para realizar visitas privadas, dedicándose al abastecimiento material de los grupúsculos contrarrevolucionarios, en función de potenciar y unificar a la llamada “oposición” y establecer contactos con el medio religioso”.

En el 2019 se observa como la actual Encargada de Negocios de Washington, Mara Tekach, tampoco cesa de inmiscuirse en los asuntos internos cubanos,  reuniéndose con elementos contrarrevolucionarios, prepararlos para las provocaciones y estimulándolos a continuar por ese camino.

En ese sentido, en reunión efectuada dentro de la sede diplomática con los organizadores de la Marcha Gay, los preparó para fomentar desórdenes públicos que sería apoyados por campañas de prensa, como en efecto sucedió.

Igualmente, durante una supuesta visita de familiarización a la provincia de Guantánamo, se entrevistó con elementos contrarrevolucionarios y posteriormente publicó en la página oficial en Facebook de la Embajada:

“Las medidas legales aplicadas al opositor reflejan la crueldad e injusticia del gobierno cubano, el que continúa violando los derechos humanos y libertades de sus ciudadanos”.

Mara Tekach, en su accionar provocativo y desafiante, el 13 de septiembre 2019 lanzó una convocatoria haciendo un llamado a todos los jóvenes emprendedores cubanos, para participar en la llamada Iniciativa de Jóvenes Líderes de América, con el viejo anhelo de fabricar líderes contrarrevolucionarios dentro de Cuba, empeño que iniciaron en 2009.

Ante aquellas actitudes asumidas por Cason, semejantes a las que realiza hoy la Encargada de Negocios yanquis, expresó Fidel Castro:

Cuba se tomará toda la calma necesaria para decidir la conducta a seguir con este extraño funcionario. Tal vez los numerosos miembros de la Inteligencia norteamericana que trabajan en esa Oficina de Intereses, le expliquen que Cuba puede prescindir tranquilamente de tal Oficina, incubadora de contrarrevolucionarios y puesto de mando de las acciones subversivas más groseras contra nuestro país. Los funcionarios suizos que los representaron largo tiempo, realizaron durante años un excelente trabajo y no hacían labores de espionaje ni organizaban la subversión. Si eso es realmente lo que desean, provocar con tan insolentes declaraciones, es mejor que tengan la vergüenza y el valor de decirlo”. 

El 26 de julio de 2005, Fidel le explicaba al pueblo cubano:

“…Los meses que precedieron al 52 aniversario del inicio de nuestra lucha armada por la definitiva independencia de Cuba, se caracterizaron por una especial agresividad por parte de la administración Bush contra Cuba.  La extrema derecha nazi-fascista que se apoderó de la dirección del imperio, no ha cesado de rumiar su odio impotente contra nuestra Patria”.

“W. Bush y su camarilla no han cesado un instante de adoptar medidas crueles y llenas de odio a lo largo de más de cuatro años para desestabilizar, golpear y tratar de barrer de la faz de la Tierra la independencia de Cuba y el derecho de su pueblo a un sistema político y económico verdaderamente humano y justo”. 

“Resoluciones grotescas fueron aplicadas para endurecer el bloqueo y asfixiar la economía del país…Se multiplicaron las calumnias; se calificaba a Cuba de país terrorista; se inventaban descabelladas mentiras sobre la fabricación de armas biológicas, planes de guerra electrónica con el propósito de interferir las comunicaciones del gobierno de Estados Unidos y otras por el estilo, con el objetivo de buscar pretextos para una agresión genocida contra nuestro pueblo”.

“La administración Bush encarna el más repugnante y siniestro odio contra un pueblo digno y heroico que no se doblega, ni puede ser intimidado por las amenazas y las agresiones del poderoso imperio”.

El presidente Donald Trump, repite agresiones y errores de sus antecesores, sin lograr un solo triunfo contra el pueblo cubano que defiende una Revolución autentica, y jamás permitirá regresar a un pasado lleno de desigualdades, discriminación y sin los beneficios sociales que pretenden destruir con sus guerras económica, comercial y financiera, porque como aseguró José Martí:

“La Revolución en Cuba es el aire que se respira. Nada puede vencerla”.

Por Arthur González.

 

Acerca de aucalatinoamericano

Auca en Cayo Hueso: Debates y reflexiones desde latinoamerica.

Publicado el octubre 3, 2019 en EE.UU. y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: