Acciones de vandalismo y saqueos, cundieron en la noche de este domingo en ciudades bolivianas, haciendo evidente el vacío de poder en que se encuentra el país andino tras el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales.

Tras anunciar su renuncia, Morales denunció mediante la red social Twitter que corre el riesgo de ser detenido ilegalmente, al igual que el asalto a su domicilio y la destrucción por los golpistas del Estado de Derecho en Bolivia.