Crónicas bien cortas: Se fue el año viejo ¿y ahora qué?

Ahí estuvo sentado en muchas calles de Cuba, el Viejo Año hecho con las manos creativas de la gente de esta isla.

Esas manos sirven para dar vueltas de casino, para construir casas después de un huracán, para ensayar vacunas o ensayar piezas musicales; las manos que se inventan la forma de sobrevivir ante las adversidades; las que acarician y cierran el puño, como la muralla, al veneno y al puñal.


alt

En mi barrio, se quemaron el muñecos del  año viejo a las doce de la noche del 31 de diciembre. Se fue el 2019 con todo lo negativo, las tristezas, los malos recuerdos… El se fue con los dolores y las angustias, se llevó el pasado que ya era a las doce y un minuto.

alt

Pero ¿Qué nos queda para el recién estrenado 2020? Dicen los babalawos cubanos que un camino difícil, en el que respetar las leyes será el mejor atajo. Dicen los astrólogos que habrá muchos cambios en el mundo.

alt

Dicen los niños de mi cuadra que será un año mejor. Y digo yo que deberíamos convertirles la esperanza en verdad.

En CubaSí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .