BOLIVIA: ESTADO DE “NO DERECHO”

La pantomima de “gobierno” que se ha instalado en Bolivia después del Golpe de Estado, está haciendo cabriolas en el aire para tratar de lograr la extradición, detención, “enjuiciamiento” y condena de Evo Morales Ayma, presidente constitucional de ese país.

Según explicaron los abogados que asumieron su asesoría legal, constitucionalmente Evo no ha dejado de ser presidente de Bolivia, aunque haya presentado la renuncia. Para que esa renuncia tenga efecto, la asamblea plurinacional de Bolivia tiene que reunirse, analizar la solicitud de dimisión y tomar la decisión de aceptarla o rechazarla. Ese paso legal no ha tenido lugar porque los golpistas, utilizando medidas represivas, han impedido que los asambleístas puedan reunirse; por lo que, hasta las 12 de la noche del 22 de enero del año en curso, Evo Morales continua siendo el legítimo presidente constitucional de Bolivia.

Por esa misma razón legal en Bolivia actualmente lo que tenemos es un estado donde no existe una fuerza reguladora institucional legalmente establecida, se observa un estado de brutalidad, de pura fuerza, aún con la duda de que estén ejerciendo el poder en todo el territorio nacional. Por tal motivo no poseen la legítima capacidad legal para solicitar la extradición del presidente Evo, quien además, como declararon los abogados argentinos que lo están representando; según la constitución argentina, mientras se encuentre en ese país, goza de la inmunidad que se le otorga a un presidente extranjero de visita en el país. Por otra parte la “orden de detención” fue dictada por dos fiscales y no por un juez, por delito de sedición que se considera “delito político”, que no está comprendido en los delitos por los cuales puede ser extraditada una persona que busca refugio en otro país de América Latina.

¿Qué va suceder después del 22 de enero cuando finalice el mandato constitucional de Evo Morales como presidente de Bolivia? actualmente en Bolivia hay una situación sin precedentes en la región. A Jeanine Añez, a quien llaman “presidenta” de facto o presidenta interina (como la definen los medios oligárquicos) no podemos considerarla como tal, porque de hecho la forma en que asumió la “presidencia” está fuera de todos los cánones legales. ocupaba el cargo de senadora en la asamblea plurinacional de Bolivia, representando a un partido que solo obtuvo un 4 % en las elecciones y cuando evo fue forzado a renunciar; en una brevísima sesión legislativa sin quórum, solo ante algunos de sus partidarios, alegando “sucesión constitucional”; se autoproclamó presidenta creando un ente sin respaldo legal de ningún tipo y comenzando a “desgobernar” violando todas las normas de DDHH y derecho internacional y diplomático, implantando una situación de fuerza y no de derecho, donde no queda claro cuál es el verdadero rol que desempeña esta abogada y presentadora de televisión.

Actuando sin derechos de ningún tipo, ¿basados en que normas internacionales van a solicitar la extradición o cualquier otra medida legal contra Evo y sus seguidores?

Ese es el escenario que observamos. En próximos artículos ampliaremos.

Escrito por J.M del Río colaborador de Aucalatinoamericano

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .