El fuego de la dignidad ilumina la Patria

Marcha de las Antorchas 2020

Si alguien todavía cree que nos arrebatarán a Martí, o que mancillarán impunemente su ejemplar vida y obra, se equivocan. Martí es y seguirá siendo el alma de la nación cubana; guía e inspiración para todos los hombres y mujeres de bien, en nuestra Patria y más allá de sus límites geográficos y, muy especialmente, para las nuevas generaciones, dispuestas a mantener en alto sus ideales de justicia, libertad y soberanía.

Así lo constatamos en la antesala de este 28 de enero, cuando jóvenes de ayer y de hoy se juntaron para rendirle tributo al Apóstol en el aniversario 167 de su natalicio. Desde la Colina Universitaria hasta la Fragua Martiana, se les vio caminar hacia el futuro, en lo que fue la Marcha de las Antorchas de todo un pueblo. Y los «pinos nuevos» de los que Martí habló, juraron que mantendrían bien encendido «el fuego de la dignidad para que ilumine por siempre el cielo de la Patria».

                                                                                                                                                          Foto:Maykel Espinosa Rodríguez

Como expresó la noche de este lunes José Ángel Fernández Castañeda, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), en su alocución, minutos antes de que una impresionante multitud marchara, Martí «nos pertenece a los cubanos dignos y a todos los que en el mundo están del lado de la justicia y la razón».

Acompañados por el General de Ejército Raúl Castro Ruz y José Ramón Machado Ventura, Primer y Segundo Secretarios del Comité Central del Partido, respectivamente; Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República; y Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, entre otros dirigentes del Partido y el Gobierno, la marcha fue también un acto de desagravio a los actos vandálicos y cobardes que vulgares delincuentes al servicio de los enemigos de Cuba cometieron en días pasados contra bustos del Apóstol de la independencia.

«Jamás permitiremos que se ofenda nuestra historia, nuestra dignidad, nuestros principios y nuestro compromiso de ser fieles, sean cuales sean las amenazas o las dificultades. Nadie nos arrebatará la Revolución», fue la respuesta enérgica que en nombre de los jóvenes les dio el Presidente de la FEU a esos hombres sin escrúpulos y sin Patria.

Esa es la convicción que nos mueve como generación, la de seguir siendo martianos y fidelistas, la de sentirnos dueños de un futuro que se construye hoy, con el compromiso de no fallar, así lo decimos aquí y así lo ratificaremos en nuestro 11no. Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, aseguró Fernández Castañeda al pedir a los jóvenes que marcharan «en cuadro apretado sin el menor espacio para desalientos o temores».

Entonces la compacta multitud desfiló San Lázaro abajo como un mar de fuego hasta llegar a la Fragua Martiana —sitio donde estuvieron las antiguas Canteras de San Lázaro y Martí sufrió prisión a los 16 años—, para cantar fervorosa el Himno de Bayamo. Allí, Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, y el Presidente de la FEU llevaron flores ante el busto del Maestro, en nombre de Cuba entera y de sus «pinos nuevos».

En Juventud Rebelde

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .