Consejo de Seguridad de ONU debate sobre incursión armada en Venezuela

Las autoridades venezolanas han denunciado las acciones injerencistas y medidas coercitivas ilegales que afectan a la población.

Varios representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU reiteraron su rechazo a la incursión armada contra Venezuela y a la injerencia en sus asuntos internos.

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) debatió este miércoles sobre la incursión armada en Venezuela, ocurrida el pasado 3 de mayo, en una reunión realizada de forma virtual.

El representante de Rusia ante el Consejo de Seguridad, Dmitry Polyanskiy, indicó que la violación sistemática a la soberanía del Venezuela es un problema serio que implica la seguridad y estabilidad de la región, tras la ejecución de la denominada “Operación Gedeón”, en la que grupos armados pretendían atentar contra el presidente Nicolás Maduro y varios funcionarios del Gobierno nacional.

Tras la detención de más de 40 individuos por la incursión armada, entre ellos dos ciudadanos estadounidenses, el Gobierno venezolano ha revelado pruebas que vinculan a las Administraciones del presidente colombiano Iván Duque y del mandatario de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump.

Además, aseguró que Rusia sabe que hay un contrato firmado con fecha de octubre de 2019 por el diputado opositor Juan Guaidó que lleva el sello de la empresa estadounidense Silvercorp y cuyo monto asciende a 200 millones de dólares. Todo el objetivo que se involucra en ello es sacar al actual Gobierno legítimo de Venezuela.

Igualmente, alertó sobre la presencia de EE.UU. en el Caribe, cerca de las costas venezolanas, e insistió en “analizar las acciones estadounidenses contra el narcotráfico en las fronteras marítimas de Venezuela”.

El representante de China ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Ma Zhaoxu, condenó durante su intervención “la violación a la soberanía de Venezuela”, así como cualquier injerencia en los asuntos internos de la nación suramericana.

“Instamos a EE.UU. que detenga la injerencia en los asuntos internos de Venezuela y termine con las sanciones, ya que violan la Carta de la ONU”, precisó.

Asimismo, destacó que los problemas que hayan en el país deben ser resultos por su población a través de una vía pacífica.

La representante de San Vicente y las Granadinas ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Inga Rhonda King, manifestó que su delegación mantiene la solidaridad con Venezuela e instó a todos los Estados miembros a cumplir los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

De igual forma, King afirmó que las disputas internas no constituyen amenaza a la paz y la seguridad mundial, pues no amenazan la independencia ni la soberanía de los países externos. Asimismo, advirtió que los actos de agresión perpetrados contra Venezuela son ilegales, “violaciones del derecho internacional”.

“Sostenemos que la única solución es el diálogo incluyente y nacional”, refirió la representante y reiteró el llamado para retirar las medidas coercitivas ilegales contra la nación suramericana y que los miembros de la comunidad internacional desistan de cualquier agresión, especialmente ante la pandemia de la Covid-19.

Por su parte, Francia reiteró que la solución a lo que ocurre en Venezuela debe ser de forma pacífica, mediante “un diálogo incluyente y de buena fe”, por que le reafirmaron que “el uso de la fuerza debe ser condenada sin ninguna condición”.

Asimismo, Sudáfrica reiteró que la situación política venezolana solo incumbe a su población. “Debemos apoyar el proceso interno de paz y de resolución sin precondiciones a los venezolanos, aseguró su representante ante el Consejo de Seguridad, Jerry Matthews Matjila.

Indonesia también se sumó al llamado de Sudráfrica al rechazar cualquier intento de injerencia en Venezuela y al enfatizar que el diálogo entre los actores políticos venezolanos es la mejor vía.

Por su parte, el representante de Vietnam, Dang Dinh Quy, aseguró que sigue de cerca la situación de Venezuela, por lo que su país rechaza el uso de la fuerza y la injerencia en contra de la independencia de los países, pues estas acciones violan la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional.

El funcionario alertó que, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, combatir la situación sanitaria constituye la tarea primordial de los Estados. Mientras, a nombre de su delegación, mostró apoyo a la suspensión de las sanciones que socavan la posibilidad de los países para responder a la Covid-19.

Respuestas de EE.UU. y Colombia

Por su parte, la representante de EE.UU., Kelly Craft, dijo en su intervención que los argumentos de Venezuela sobre la incursión armada son “una compilación de acusaciones falsas y fantásticas”.

La funcionario afirmó que su Gobierno no estuvo implicado en lo sucedido y descartó las pruebas presentadas por las autoridades venezolanas, que vinculan a la Adminstración de Trump en este y otros intentos denunciados por Venezuela para propiciar un cambio en el poder bajo mecanismos no constitucionales.

Otros países también rechazaron la denuncia de Venezuela y hablaron sobre un cambio en el Gobierno presidido por Nicolás Maduro, pero no expresaron su posición ante las consecuencias para la población de las medidas coercitivas impuestas por EE.UU., recrudecidas en medio de la pandemia.

Asimismo, el representante de Colombia, Guillermo Fernández de Soto, también negó las pruebas presentada por las autoridades venezolanas sobre la participación de su Gobierno en la incursión armada, pese a las declaraciones de los individuos detenidos, quienes aseguraron haber sido entrenados en ese país.

El funcionario hizo referencia a la “crisis” que vive Venezuela y reiteró las intenciones de que se origine un cambio de Gobierno, pero no hizo mención a las sanciones ilegales impuestas por EE.UU., lo que ha dificultado que las autoridades puedan adquirir medicamentos y alimentos en medio de la pandemia.

Fernández también mencionó que su país ha recibido a varios ciudadanos venezolanos, destacando que “Colombia ha actuado con fraternidad”, pero omitió indicar que casi 42.000 venezolanos han regresado a su país desde Colombia, Ecuador, Brasil, Chile y Perú tras pasar por hechos de xenofobia, falta de recursos y dificultades para acceder al sistema de sanitario ante la Covid-19.

“El Consejo de Seguridad puede estar seguro que Colombia no va a ir en contra de la paz internacional”, finalizó el representante.

Por Telesur

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .