Cubiertos de lodo, pero se atreven a señalar a Venezuela

La unión cívico-militar junto al pueblo venezolano vence frente al hostigamiento de EE. UU., la Unión Europea y sus lacayos latinoamericanos.

De Miami llegó la ¿noticia? No podría ser de otro lugar. El chanchullo: varios exmandatarios iberoamericanos –por cierto de oscuros recuerdos en algunos casos– «urgieron» a la OEA y a la Unión Europea (UE) a rechazar lo que se han atrevido en llamar «ficción electoral» en Venezuela.

Estos señores, cumpliendo el mandato del Departamento de Estado estadounidense, se oponen a las elecciones parlamentarias convocadas para el 6 de diciembre de 2020, que renovarán todos los escaños de la Asamblea Nacional, mediante votación universal, directa, personalizada y secreta.

Y, como era de esperar, el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, además de calificar como «farsa electoral» los comicios para los cuales se cumplen todas las normas democráticas que establece la Constitución venezolana, ha asegurado la oposición a estas y se ha apresurado a hacer advertencias y amenazas, olvidando totalmente que él no es más que un diputado, que para ejercer tiene que someterse al voto del pueblo.

Y debe saber también que quizá haya llegado la hora de ponerle un muro de contención a su arrogancia, su conducta mercenaria y terrorista y su falta de ética.

Teme Guaidó y quienes lo «fabricaron» que el pueblo venezolano le dé su merecido electoral, y luego sean las leyes las que le exijan rendir cuentas, entre otras cosas, por el robo del dinero del patrimonio de la nación que ha estado guardado en bancos extranjeros; por el llamado que ha hecho a que se produzca una intervención militar foránea en su país, y por estar involucrado en los más recientes intentos de secuestrar o asesinar al presidente legítimo Nicolás Maduro.

La proclama de personajes como los exmandatarios José María Aznar, de España; Álvaro Uribe, de Colombia; el mexicano Vicente Fox; la panameña Mireya Moscoso y Mauricio Macri, de Argentina, entre otros, es la más ridícula intromisión en los asuntos internos de un país, con el agravante de que cada uno de esos señores, si buscamos sus antecedentes, están llenos de lodo, por no llamarlo por su verdadero nombre, y no pasan de ser caricaturas de mal gusto que se enajenaron de sus pueblos y se aliaron a los intereses de los gobiernos de Estados Unidos.

Para añadir más a sus abultados currículos contrarios  a los pueblos latinoamericanos, han escogido a la OEA y a su desacreditado secretario general, Luis Almagro, para rogarle que esa institución rechace los comicios convocados para diciembre próximo.

No hay duda, se trata de un chanchullo preelectoral en el que participan, entre otros, nostálgicos ex que ahora viven del cuento y quizá del dinero que le puede venir de sus retóricas contrarias a los pueblos y los gobiernos progresistas de América Latina.

Cuando se les pierda alguno de estos personajes, no dude en buscarlos en Miami, donde la mediocridad está de moda.

Del EditorialGranma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .