El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, es uno de esos gigantes, cuya personalidad nada tiene que ver con la mitología, pero que trasciende con sus ideas, sin cabida para la caducidad.

El Comandante en Jefe siempre estuvo vinculado al pueblo, y para los jóvenes, solo tuvo palabras de aliento y confianza. Creer en los jóvenes -dijo Fidel- es ver en ellos además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria! Lee el resto de esta entrada