Archivo del sitio

El Muro de la Florida y los efectos de las grietas

Serie Bloqueo contra Cuba. Autor: Martirena

Por Luis A. Montero Cabrera/ Cubadebate

Los ingenieros lo saben muy bien. Un muro de contención cualquiera no debe tener grietas. Si lo que debe contener es un fluido o cualquier objeto movible, un escape o grieta permite que este comience a “filtrarse”. Paulatinamente la ruta a través de la grieta se va ampliando, erosionada por el fluido o el material mismo que la traspasa, y termina fugándose por ella todo lo que se pretende contener. Puede hasta arrasar al propio muro.

Los humanos han construido muros para muchos propósitos, y también para contener el flujo de los congéneres en una dirección u otra. Un caso antológico es la llamada Gran Muralla china. Se trata de una colección de edificaciones construida durante milenios, con diferentes materiales, y que está trazada sobre el borde norte de lo que conocemos hoy como la nación china. Incluso la importante dinastía Ming la reconstruyó y reforzó mucho contra los manchúes hace más de cuatro siglos, pero estos encontraron la forma de entrar y salir con cierta soltura al principio de su asedio. Tiempo después aprovecharon esa “grieta virtual”, entraron definitivamente y llegaron a Beijing. Allí simularon aliarse con los Ming y finalmente acabaron con esa dinastía, instaurando una propia. Ocurrió lo mismo que con cualquier muro: si se puede pasar por una rajadura, termina filtrándose y dejando de cumplir su cometido. Allí solo sobrevivió la piedra física que lo constituía, que llega hasta nuestros días y se dice que puede verse desde el espacio extraterrestre. Pero la prohibición virtual de atravesarla quedó destruida para siempre.

Lee el resto de esta entrada

El irritante bloqueo

https://i0.wp.com/globedia.com/imagenes/noticias/2014/12/25/reconciliacion-cuba-favorece-estados-unidos_1_2194909.jpg

La candidez política y las contradicciones definen la Directiva Presidencial de Política del presidente Obama titulada Normalización entre Estados Unidos y Cuba. El presidente no oculta lo que la mayoría piensa, como sintéticamente describe su propio texto: la política de bloqueo a Cuba está “desfasada”, “es una carga obsoleta” y “debe ser levantada”. Al mismo tiempo, a pesar de intentarlo con frases contundentes como “nosotros [EEUU] no buscaremos un cambio de régimen en Cuba. Continuaremos dejando claro que Estados Unidos no puede imponer un modelo diferente en Cuba porque su futuro depende del pueblo cubano”, no se despoja de la tradicional política norteamericana de interferir en asuntos que sólo competen a los cubanos.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: