Archivo del sitio

Emancipación caribeña centra debate en coloquio cultural en Cuba

Las influencias ideológicas en las independencias del Caribe centrarán las conferencias, paneles y debates que se inician hoy en esta capital como parte del VII Coloquio Internacional sobre la diversidad cultural de la región.

Artistas e investigadores de una quincena de países prestigian el evento que se desarrolla en la Casa de las Américas hasta el 24 de mayo, organizado por el Centro de Estudios del Caribe y la colaboración de la Oficina Regional para México, Centroamérica y el Caribe de la Rosa Luxemburg Stiftung. Lee el resto de esta entrada

Felicitan Raúl y Díaz-Canel a trabajadores de la Casa de las Américas

Mi amigo Mujica

https://i1.wp.com/cubasi.cu/media/k2/items/cache/3afae33d4dde9325af304a1f86e5c226_L.jpg

Por: Elizabeth López Corzo/CubaSí

José Mujica no me conoce, pero desde hoy él es mi amigo. Ya sabía yo que se trataba de un hombre grande por los ideales que tenía y la manera en que los expresaba. Eso de ser presidente y llevar una vida austera es algo que, sin pensarlo mucho más, ya impresiona porque no es nada común. Que echó a andar mejor su país, que los uruguayos están orgullosos de él y que un millonario trató de comprarle su viejo Volkswagen (a lo que él se negó porque había sido el regalo de amigos), eso también lo sabía.

Pero después de haberlo escuchado hoy directamente, en la Casa de las Américas, en La Habana, me siento increíblemente cercana a Pepe, como le coreaba en la bienvenida el numeroso público que allí lo esperaba desde temprano en la sala Che Guevara; la misma en que años atrás otros grandes uruguayos, Benedetti y Galeano, también repletaron asientos y suelo disponible.

Yo, como muchísimos más, tuve que conformarme con verlo a través de una pantalla en la sala de abajo, pero la emoción nunca fue menor. Para mí Mujica estaba ahí junto a mí, no dando un discurso, sino teniendo una charla conmigo y con los del asiento de al lado, como si fuéramos amigos de toda la vida. Lee el resto de esta entrada

Fidel, artífice de la cultura cubana

Fidel Castro y Alicia Alonso

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

“Una Revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas”

 Fidel Castro Ruz

Cuando se habla de la cultura cubana, sobre todo fuera de la isla, muchos se remiten automáticamente a los nombres de Silvio Rodríguez, Alicia Alonso, la Orquesta Los Van Van o alguna que otra película al estilo de “Fresa y Chocolate”. Son innegables muestras de la cultura revolucionaria, pero el desarrollo de la cultura en la Cuba de Fidel va mucho más allá de nombres puntuales para trascender en acciones que posicionaron a la isla como referente de un crecimiento cultural nunca antes visto en una pequeña y subdesarrollada isla caribeña.

Al tomar el poder, el pueblo cubano se encontraba con un alto nivel de analfabetismo, un 30 por ciento de la población no sabía leer ni escribir y el 60 por ciento eran analfabetos funcionales, sólo el 10% poseía acceso a la cultura y su comprensión.

Fidel, en su proyecto netamente martiano, ya había avizorado la realidad del postulado de José Martí según el cual “ser cultos es la única manera de ser libres”. Por eso, el primer paso para la democratización y masificación de la cultura en Cuba, fue la Campaña de Alfabetización de 1961, que en alrededor de un año enseñó a leer y escribir a más de un millón de personas, posibilitando que el país se convirtiera en el primer territorio libre de analfabetismo en América Latina. Hoy Cuba posee más de 60 universidades que matriculan alrededor de 500 mil estudiantes y acogen alumnos de casi toda Latinoamérica y el mundo.

El Comandante en Jefe de la Revolución vio previsoramente, que el fortalecimiento cultural garantizaría, junto con las medidas económicas y sociales, el futuro del proyecto socialista y por ello impulsó una serie de acciones destinadas a aumentar el nivel cognoscitivo universal en la población cubana. Fruto de esta actitud gubernamental nace el Consejo Nacional de la Cultura, en 1961, el cual se encargaría de la política de desarrollo cultural iniciando el proceso de democratización en ese campo; paulatinamente surgieron el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) que potenció la realización del cine nacional (algunos recuerdan “Memorias del subdesarrollo”, “Las 12 sillas”, etc.); la Casa de las Américas, institución destinada al desarrollo de las relaciones socioculturales con los pueblos hermanos de la región; y la Escuela Nacional de Arte, determinante en la expansión de la enseñanza artística de donde han surgido cientos de valores culturales y artísticos hasta los días presentes. Lee el resto de esta entrada

Haydée Santamaría: La misteriosa fuerza de la fragilidad

Celia María Hart Santamaría nos dejó preciosos testimonios sobre Haydée, su madre, publicados ahora, junto a otras evocaciones, por Ojalá. Las remembranzas íntimas revelan rasgos esenciales de aquella excepcional personalidad. Cuando ya Haydée no estaba entre nosotros, Celia María visitó la cárcel de Guanajay. La minúscula celda, compartida con Melba, tenía un duro y estrecho camastro. Fue un difícil tiempo de silencio, después de los preparativos del Moncada, el combate, los ojos arrancados del más querido entre todos los hermanos y el cuerpo destrozado de Boris, el novio. Luego, en el juicio, la gran batalla por la verdad. Durante el encierro, la lectora voraz dispuso tan solo de un libro de Ingenieros. Aunque no lo recordara más tarde, debió ser una etapa de meditación, de rescate de lo más profundo de sí, de preparar el alma para echar a andar, para volver a la vida con pasión, con las claves necesarias para descubrir el sentido de su existencia. Por eso, cuenta Celia María, su flor favorita era el girasol, hermoso y útil a la vez. Pudo así dar vuelta a la frase martiana y defender la virtud de la utilidad en la entrega total a la construcción de un país bajo el signo de la justicia en tanto principio abstracto y acción cotidiana, iluminado por la belleza y por el crecimiento espiritual de los ciudadanos que lo pueblan y lo hacen. Lee el resto de esta entrada

La fulgurante dignidad de los cubanos

El escritor y periodista brasileño Eric Nepomuceno inauguró la edición 55 del Premio Literario Casa de las Américas esta mañana en la sala Che Guevara, de la Casa de las Américas, coincidiendo con los cincuenta años de la inclusión de la literatura brasileña en las bases del concurso literario.

Por Eric Nepomuceno

Quisiera empezar repitiendo aquí exactamente lo que escribí a Roberto Fernández Retamar cuando me llegó la invitación para hablar ante ustedes en la inauguración de esta edición, la de número 55, del Premio Casa de las Américas:

Más que honrado – y me siento muy honrado, por cierto – esa invitación de la Casa de las Américas, mi casa, me ha conmovido mucho. Y es así que acepto la invitación: honrado y conmovido. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: