Archivo del sitio

Aspectos del bloqueo alimentario ejecutado por Santos contra Venezuela

Colombia bloquea la entrada de 15 contenedores con 25 mil 210 cajas CLAP a Venezuela, en un operativo realizado en Cartagena de Indias por la Policía Fiscal y Aduanera colombiana y que fue anunciado por el presidente Juan Manuel Santos.

Se confirma, así, la decisión tomada por el Ministerio de Hacienda colombiano y Departamento del Tesoro estadounidense, luego de la celebración de la última Cumbre de las Américas en Perú, de impedir el acceso de alimentos a Venezuela bajo la fachada de la lucha anticorrupción.

Santos, en su declaración, vincula la adquisición internacional de alimentos por parte de Venezuela con supuestos delitos de lavado de dinero y actividades ilícitas, lo que forma parte de la narrativa de una supuesta trama de corrupción en el marco del complot mediático contra el gobierno de Nicolás Maduro. El expediente económico, creado con base a acusaciones sin pruebas y sanciones a figuras políticas, ha sido tomado por el presidente colombiano, quien asume el liderazgo antivenezolano en la región y apunta hacia el sabotaje de la comercialización de alimentos entre Venezuela y empresas de países vecinos.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Tillerson, la militarización y el petróleo

En el marco de una disputa geopolítica con competidores capitalistas extracontinentales (China, Rusia, Unión Europea) que desafían la hegemonía del imperio en su tradicional zona de influencia, la reciente gira del secretario de Estado, Rex Tillerson, por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica tuvo una clara proyección expansionista con base en dos ejes principales: seguridad y energía.

Como integrante de la clase capitalista transnacional, Tillerson, ex director ejecutivo de la corporación petrolera privada estadunidense Exxon-Mobil, cuarta compañía del ramo a nivel mundial detrás de las estatales Aramco (Arabia Saudita), NIOC (Irán) y CNPC(China), esgrimió un enfoque “mercantilista primitivo” (Jorge Eduardo Navarrete dixit), tan anacrónico como la Doctrina Monroe en la que basó su discurso en la Universidad de Texas, en Austin, un día antes de su arribo a México.

El “modelo Tillerson” de relaciones hemisféricas encarna la tradicional diplomacia de guerra de Washington, acentuada ahora debido a la crisis estructural y de legitimidad del sistema capitalista mundial, caracterizada por William I. Robinson como la fusión del poder político reaccionario en el Estado, fuerzas ultraderechistas, autoritarias y neofascistas en la sociedad civil, y el capital corporativo transnacional. Una triangulación de intereses que, en perspectiva, bajo la administración Trump, va configurando un “Estado policiaco global” de corte neofascista.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: