Archivo del sitio

Ecuador participó en la Cumbre de una nueva América.

CUmbre de las Américas

Ricardo Patiño/Canciller de Ecuador

Durante la historia republicana de América Latina y el Caribe, el Gobierno de los Estados Unidos ha intervenido en repetidas ocasiones en nuestros asuntos internos, con el fin de desestabilizar a Gobiernos democráticamente electos, invadir nuestros territorios, deponer Gobiernos legítimos y auspiciar sangrientas dictaduras -afines a sus intereses económicos-.  Esto que les cuento no es noticia, como sí lo fue la reacción que, por primera vez, tuvieron los países latinoamericanos y caribeños el pasado fin de semana, cuando tomó lugar la mal llamada “Cumbre de las Américas”, en Panamá. Recordemos que este continente se llama América y no “Américas”, como tributo al cosmógrafo florentino que fue parte de los primeros viajes exploratorios al “Nuevo Mundo”: Américo Vespucio (1454-1512). Hablar de “Américas” nos divide. América es un continente con regiones, no un país. Lee el resto de esta entrada

El conflicto Estados Unidos-Venezuela y la VII Cumbre de las Américas

América Latina y el Caribe, principalmente las naciones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y en particular, Venezuela, son el teatro de operaciones de un sordo juego geopolítico entre Estados Unidos y sus socios de la OTAN, contra China y Rusia, dos potencias emergentes que han venido desarrollando vínculos económicos y de cooperación técnico-militar con naciones situadas en lo que tradicionalmente Washington ha considerado su “espacio vital”.

 Pocas veces, como hoy −tras la reciente orden presidencial de Barack Obama que ubicó a Venezuela como una “extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”−, cobran dimensión los conceptos esgrimidos por Nicholas J. Spykman en 1942, cuando al definir el “Mediterráneo Americano” (que abarcaba el litoral del golfo de México y el mar Caribe, México, América Central, Colombia, Venezuela y el cinturón de islas que se suceden desde Trinidad a la punta de la Florida, Cuba incluida), dijo que esa región debía quedar bajo la “exclusiva e indisputada tutoría” de Washington.

En su obra Estados Unidos frente al mundo, escrita tres años antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial, al exponer la doctrina geopolítica del imperialismo tal y como lo concebía la clase dirigente estadunidense, Spykman dijo con elocuente crudeza: “Eso implica para México, Colombia y Venezuela una situación de absoluta dependencia con respecto a Estados Unidos, de libertad meramente nominal…” Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: