Archivo del sitio

Rafael Correa: “Siempre será mucho más, lo que nos una de lo que nos separa”

Ecuador resalta los cinco ejes fundamentales de trabajo de América Latina y el Caribe.

Tomado de: Agencia Andes

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, hizo un llamado a concretar acciones de los países de América Latina y de El Caribe, agrupados en el bloque de la CELAC para impulsar la integración regional y enfrentar desafíos como la pobreza y el abuso de las transnacionales.

“Siempre será mucho más, lo que nos una de lo que nos separa. Existe una coincidencia entre todos nosotros en torno a los principios que defendemos: la primacía del derecho internacional, la democracia y la autodeterminación de los pueblos, la defensa de los derechos humanos, la búsqueda del desarrollo humano sostenible”, destacó el mandatario anfitrión en la inauguración de la cumbre que reúne a 21 jefes de Estado y delegaciones y 12 vicepresidentes y cancilleres del bloque.

Correa reconoció que la región atraviesa tiempos difíciles por la caída de los precios de los commodities, lo que se refleja en mayores dificultades para crecer, generar empleo, disminuir la pobreza y garantizar derechos, sin embargo, sostuvo que hay grandes capacidades acumuladas y valiosos recursos “la voluntad de nuestros pueblos y nuestra unidad”. Lee el resto de esta entrada

Revolución Ciudadana, 9 años de un proceso que recuperó la autoestima de los ecuatorianos

Agencia Andes

Por: Jorge Barona / Agencia Andes

A partir de 1996 Ecuador comenzó a transitar por caminos de inestabilidad política, económica y social. Los gobiernos de Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez que llegaron al poder con promesas de cambio crearon más incertidumbres que certezas y sucumbieron antes de cumplir sus mandatos ante el desencanto del pueblo cada vez más empobrecido por las recetas neoliberales que aplicaron.

Siete presidentes -sin contar el triunvirato que derrocó a Mahuad y que se instaló en el poder por varias horas- en una década hablan del caos en el que estaba sumido el país, cuyo mayor detonante fue la crisis de 1999, la mayor de la historia, cuando los ecuatorianos fueron víctimas del congelamiento de sus depósitos como consecuencia de la quiebra de un grupo de bancos privados.

Sin dinero, empleo y oportunidades, cientos de miles de ecuatorianos emigraron principalmente a Europa dejando dolor entre sus familias por la separación. A la postre, esos migrantes sostuvieron luego la frágil economía, a través de las remesas que enviaban a sus parientes, mientras el Estado más se preocupaba por asumir el daño que dejaron los banqueros, muchos de los cuales fugaron a otros países para evadir a una tibia justicia de ese entonces. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: