Archivo del sitio

Macri: ajuste, herencia y expectativas

https://pbs.twimg.com/media/CmThfKwXYAAqsKX.jpg

El oficialismo corre una carrera contra el tiempo. La tan mentada llegada del “segundo semestre” previsiblemente no traerá el alivio económico prometido por el gobierno de Mauricio Macri. Las cifras oficiales indican que al contrario de la recuperación esperada, la economía entró en recesión luego de acumular tres trimestres de contracción. El ministro Prat Gay admitió que la inflación anual a junio se ubica en 42%, lejos de la meta del 25% fijada inicialmente. Eso puede generar cortocircuitos en un futuro próximo.
El componente económico tiene un lugar central en la popularidad de un gobierno. Existe una relación entre la evolución de la intención del voto y la coyuntura económica extensamente estudiada en la investigación electoral. Los electores tienden a premiar con su voto a quienes gobiernan en periodos de bonanza económica, y viceversa. A casi siete meses de haber asumido el poder tanto las variables objetivas (indicadores macroeconómicos, principalmente desempleo e inflación) como subjetivas (percepción de los ciudadanos) que conforman el componente económico de las funciones de popularidad presentan un panorama de complejidad creciente para el oficialismo. Pero no todo son malos augurios para Cambiemos. Existe en una porción importante del electorado un clima de optimismo y expectativas positivas sobre el futuro. ¿Un revival 2.0 del estamos mal pero vamos bien?
A %d blogueros les gusta esto: