Archivo del sitio

¿Cómo se financia la violenta oposición venezolana?

¿Qué mecanismos de financiamiento tiene la oposición venezolana? Foto: Reuters.

Por Ernesto J. Navarro/Cubadebate

Desde abril de 2002, cuando se ejecutó el golpe de Estado en contra del presidente Hugo Chávez, en Venezuela comenzó a especularse sobre cómo se sostenía económicamente la oposición política.

Durante diciembre de 2002 y febrero de 2003, muchos comerciantes privados se sumaron a un ‘lock out’ patronal (que devino también en un sabotaje petrolero) y durante sesenta días cerraron sus establecimientos de venta de comida, ropa, electrodomésticos y otros tipos de productos.

¿Cómo puede un pequeño o mediano empresario cerrar su local durante sesenta días y no irse a la quiebra? Una vez más, el fantasma del financiamiento extranjero se apoderaba del debate político venezolano.

Una reseña de este libro escrita por los periodistas cubanos Rosa Miriam Elizalde y Rogelio Polanco realizó una predicción que la realidad se encargó luego de confirmar.

“En este libro aparece en detalles cómo ejecutaron los Estados Unidos en Venezuela su Plan A de intervención y de subversión para América Latina. Que haya fracasado esta vez no significa necesariamente que el agresor se dé por vencido”.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Vergüenza y Guarimba Madrileña

Por  Desaprender y Trocar

El colegio al que fui me enseñó, entre otras muchas cosas, que mi libertad terminaba donde empezaba la del prójimo. La conclusión que saqué entonces es la misma que la reflexión que hago ahora: si quieres que te respeten, debes empezar por respetar.

Me acuerdo ahora de aquello porque lo vivido el pasado jueves, 11 de mayo, en la sede del Centro de Diversidad Cultural de Venezuela, en una calle céntrica de Madrid, es realmente vergonzoso. No sólo se faltó al respeto a los asistentes y a los ponentes (no olvidemos, familiares de victimas de la derecha venezolana), si no a todo aquel que osara pasar por dicha calle a esas horas. Todo ante la pasividad de una policía que, caso de haber sido otro el acto, no habría dudado en despejar la zona a ritmo de pelotazos.

Suavizo lo que pienso porque se está poniendo serio lo de la libertad de expresión en este país (excepto el pasado jueves 11, claro, y para los que cortaron la calle y quisieron organizar una Guarimba), así que usaré el más suave de los adjetivos que se me ocurren: VERGONZOSO.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: