Miami, donde ni la muerte se respeta.

Ramón Bernal Godoy / Mentiras en la Mira Toda muerte causa un dolor inmenso, más aún si se trata de un ser querido. La muerte de un hijo o un nieto es la peor pena a la que pueda someterse un alma, duele incluso más cuando se trata de un joven con un futuro prominente…