Archivo del sitio

Los progresistas en EE.UU. están perdiendo la batalla

La opinión especializada del cubanoamericano

Aquí mismo en la Florida, podemos ver a los diferentes campos planeando e ideando estrategias, y los candidatos favorecidos repletan sus fondos de campaña con contribuciones para las guerras que se avecinan. Las batallas que se libren no implicarán necesariamente armas de fuego y bombas, sino ideas y movimientos, partidos políticos y filosofías, y la influencia abrumadora de intereses especiales de este país.

Para los verdaderos progresistas, la batalla parece la maldición de Sísifo. Y a pesar de que soy un firme partidario de nunca decir “nunca”, seguimos siendo rechazados tanto por  republicanos como por demócratas. La elección de Barack Obama en 2008 puede ser el ejemplo perfecto. El primer presidente negro, quien había prometido esperanza y cambio, sí alteró algunas cosas, sin duda, pero todo bajo el viejo orden. La crisis financiera y su manejo de la misma, por ejemplo, demostraron que los poderes fácticos de este país no estaban preparados para el cambio que Obama prometió con su florida retórica. Y ahora con Trump al timón, algunos dirán que hasta la presidencia de George W. Bush no fue tan mala.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: