Niño inventor: Un Da Vinci en Cuba

Por Ladyrene Pérez, Mónica Rivero Para la identidad no dispone de más aval que su condición de inventor y la admiración por el genio italiano. Entró en la vida un 25 diciembre, hace ya 12 años, llamándose Rodrigo. Llegó con pelo negro, lacio, tez blanquísima y, poco tiempo después, su mirada noble se pondría detrás…