Archivo del sitio

Antesala de elecciones en América Latina para 2018

elecciones-2017Lídice Valenzuela/Cubahora

El calendario del 2017 marca varias elecciones en América Latina: tres presidenciales, una legislativa y varias locales, consideradas la antesala de un efervescente próximo año en el que se juegan cambios significativos en la geopolítica regional.

Ocurren estos comicios bajo el signo político del nuevo mandatario estadounidense, Donald Trump, un magnate devenido líder de la mayor potencia mundial, que hasta ahora tiene una mirada despectiva hacia los pueblos latinoamericanos.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Ecuador: por un solo partido

lenin-moreno-ecuadorÁngel Guerra Cabrera/La Jornada

En las elecciones presidenciales ecuatorianas del 16 de febrero se decide si el proyecto antineoliberal, popular y latinoamericanista de Alianza País retiene el Ejecutivo y el Legislativo, como ha sucedido en los últimos diez años, o si una de estas ramas, o las dos, pasan a manos de la oposición neoliberal. Todo un desafío, al no candidatearse el presidente Rafael Correa –el político más popular del país– en medio de la feroz ofensiva regional de las fuerzas imperialistas y las derechas locales contra los gobiernos antineoliberales que, además de soportar una catarata de mentiras de los medios de difusión hegemónicos, enfrentan constantes intentos desestabilizadores. En varios casos derrotados pero que ya se han tenido éxito con los golpes de Estado parlamentarios en Honduras, Paraguay y Brasil, más la inaudita campaña de mentiras contra el Frente para la Victoria en Argentina.

Ecuador debe mirar al Sur, a propósito de las próximas elecciones presidenciales

ecuadorAtilio Borón/Cubadebate

El próximo domingo 19 de Febrero se celebrarán en Ecuador elecciones presidenciales. Será una nueva y decisiva prueba de fuego para los procesos progresistas y de izquierda que se abrieron en América Latina desde finales del siglo pasado.

En el último año, aquellos sufrieron varias derrotas a partir del aciago momento en que poco más de la mitad del electorado argentino decidió que era necesario cambiar  -sin preguntarse en qué dirección y bajo cuál liderazgo- y darle una oportunidad a una alianza de derecha que, en la campaña electoral, había jurado que mantendría “todo lo bueno” hecho por el kirchnerismo y corregir lo que estaba mal.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: