En CubaHora

La gira del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez por países de Europa y Asia ha recibido por parte de los medios internacionales diferentes calificativos, pero ninguno más apropiado que señalarla como una visita amistosa y oportuna. Desde el primero de noviembre y durante once días, el mandatario intercambió sobre las principales temáticas de las respectivas agendas bilaterales y analizó asuntos internacionales de interés común.

Su primer y largo periplo ya como máximo mandatario del archipiélago, lo llevó a Francia. Aunque era una parada técnica, sirvió para dejar marcada las buenas relaciones con el gobierno galo y el interés cubano por reforzarlas en el plano de la cooperación económico-financiera.

En Rusia, el amigo de siempre, el aliado político y el socio estratégico, se firmó una declaración conjunta que puntualiza el lazo de unidad de ambos gobiernos frente a los desatinos de la administración Trump. El presidente Vladimir Putin calificó el hecho como “necesario en tiempos de alianzas buenas”. Y es que Rusia y China encabezan ese escudo antihegemónico, contrario al auge de una rancia ultraderecha mundial. Lee el resto de esta entrada